Fedon

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1343 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Finalizada la prueba acerca de la inmortalidad y la indestructibilidad del alma, Platón, nos sitúa en las últimas partes del diálogo. En una de ellas, describe, a través del mito y las creencias, la visión que Sócrates tenía de la naturaleza del más allá. Después de señalar que uno de los postulados prácticos que se siguen de las demostraciones sobre la inmortalidad del alma es que no queda otrasalvación, para escapar de los males cometidos en este mundo, que el hacerse más sensato y más justo, Sócrates, inicia una descripción mitológica acerca de cómo cree que es la tierra en donde habitan las almas.

El Mundo del Hades , situado bajo la tierra que habitamos, es un habitat complejo con gran número de encrucijadas y caminos. Las almas malas que llegan a este mundo son rehuidas y andanerrantes, sumidas en la mayor indigencia. Las almas buenas enseguida son aceptadas y guiadas por los dioses. La tierra que habitamos está en el centro del universo y es redonda. Vivimos no en la superficie de la verdadera tierra sino en cavidades y nos sucede lo mismo que uno que viviera en el fondo del piélago y se creyera que vivía en la superficie por poder ver el sol y las estrellas través delagua. Si alguien pudiera contemplar la tierra desde arriba se le aparecería con franjas de diferentes colores. La verdadera tierra es de una belleza mucho mayor que la que habitamos. En ella, lo que para nosotros es el agua y el mar, allí es el aire. Y lo que para nosotros es el aire, allí es el eter. Los almas buenas que allí habitan están exentas de enfermadades. Tienen recintos sagrados ytemplos. Ven el sol, las estrellas y la luna tal como son. En el submundo existen ríos inmensos con aguas calientes y frías. Hay una sima que cruza de extremo a extremo esta tierra. Es el Tártaro. Los nombres de los ríos son el Oceáno, el Aqueronte, la laguna Aquerusíade, el Piriflegetonte, el Estigio y el Cócito.

Las almas que han vivido en el término medio se encaminan al Aqueronte y moran untiempo en esta zona purificándose hasta ser absueltos. Las almas que han cometido robos sacrílegos u homicidios injustos se les arroja al Tártaro de donde no salen jamás. Las que han ejercido violencia contra sus padres en un momento de cólera o ha cometido homicidios involuntarios y acaban por arrepentirse son tambien precicipitados al Tártaro. Sin embargo, al cabo de un tiempo, los que maltratarona sus padres son arrojados frente al Pirifligetonte y los homicidas arrepentidos frente al Cócito. Desde allí llaman a gritos a los ofendidos en vida y les suplican perdón. Si logran convencerlos, entonces son liberados del Tártaro. Si no, deben volver a él y seguir el ciclo hasta ser perdonados. Las almas que han tenido un piadoso vivir son liberados del interior de la tierra y llegan arriba ala pura morada y se establecen sobre la verdadera tierra. Allí viven sin cuerpo por toda la eternidad llegando aún a moradas más bellas que esa.

Defendemos que, aunque no sea más que un punto de
partida (el mero hecho de que el alma haya existido antes de la unión con la
materia no es prueba de que seguiría existiendo posteriormente), la anámnesis
es aquí una parte realmente necesaria delrazonamiento platónico, como queda
dicho en el diálogo3; de hecho, ella es la tesis que zanja que el hombre puede
conocer. El conocer, siendo el contacto del alma con una realidad inmaterial,
tendrá importancia para la argumentación platónica, como será visto.
Si Platón nos demuestra el punto central de que el alma sigue siempre
existiendo después de su separación del cuerpo, podrá mismoalcanzar una
en tanto que posee dos características importantes: primero, es inmaterial (corolario de ser
inmóvil, simple e invisible); segundo, es subsistente, o sea, posee ser por sí mismo.
3 76e: Si existen las cosas de que siempre hablamos, lo bello y lo bueno y toda la realidad
de esa clase, y a ella referimos todos los datos de nuestros sentidos, y hallamos que es una
realidad nuestra...
tracking img