Fenomenologia del crecimiento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7287 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LECCIÓN XIFENOMENOLOGIA DEL CONOCIMIENTOPRIORIDAD DE LA TEORÍA DEL CONOCIMIENTO EN EL IDEALISMO.NECESIDAD DE UNA DESCRIPCIÓN FENOMENOLÓGICA DELCONOCIMIENTO. SUJETO COGNOSCENTE y OBJETO CONOCIDO: SUCORRELACIÓN. EL PENSAMIENTO. LA VERDAD. RELACIONES DE LA TEORÍADEL CONOCIMIENTO CON LA PSICOLOGÍA, LA LÓGICA Y LA ONTOLOGÍA.
Prioridad de la teoría del conocimiento en el idealismo.
La actitudidealista en el problema metafísico es realmente tan difícil, tan insólita,tan fuera de los cauces habituales de nuestra presentación ante el mundo, queconviene una y otra vez insistir sobre la necesidad de acomodar nuestra manera depensar a esa insólita, difícil y antinatural actitud.Ya hemos visto que precisamente por ser antinatural, por ir en contra de laspropensiones espontáneas del hombre es unaactitud que no ha podido tomarseprimeramente en la historia del pensamiento humano, sino que ha tenido quesobrevenir como reacción frente a la actitud natural. Y así esa reacción sustituyó ala forma ingenua de lanzarse sobre el ser de las cosas, una forma reflexiva, unacautela, una prudencia, que hace que antes de plantear propiamente el problemametafísico de: ¿quién es el ser?, nos veamos obligadosa ciertos trámites previos, aciertas dilucidaciones previas con referencia a la actitud misma que estamos to-mando.Esa actitud reflexiva que es el idealismo consiste, pues, en detener la marchaespontánea del pensamiento, que aspira a lanzarse sobre las cosas para captarlas,definirlas y volver el pensamiento sobre sí mismo. ¿Y por qué sobre sí mismo?Pues porque el "sí mismo" del pensamiento es lomás inmediato que elpensamiento tiene. Lo más inmediatamente "mismo", es el pensamiento mismo. Por eso la actitud idealista consiste en apartar la vista de las cosas y en posarla sobre elpensamiento de las cosas. Puesto que a las cosas no llegamos sino a través delpensamiento, el pensamiento de ellas nos es más próximo; no ya más próximo, sinoque es nosotros mismos pensando. Esto es lo queexpresábamos en las leccionesanteriores, haciendo ver que la duda cartesiana puede impunemente hacer mella,con toda tranquilidad, sobre los objetos del pensamiento; pero que una vez detenidaa mitad de camino, antes de llegar a los objetos; una vez detenida en elpensamiento de esos objetos; una vez concentrada en el acto mismo de pensar, laduda ya no puede hacer mella en esta nueva realidad; y tiene querendirse, y enton-ces lo inmediato del pensamiento aparece como lo existente en sí. Pero como entreel pensamiento y el yo no hay, al parecer, ningún intersticio diferencial, la actitud

idealista ha de comenzar necesariamente por la afirmación de la existencia del yopensante.¿Cuál es la consecuencia de esta insólita actitud; de este retorcimiento del pensar sobre sí mismo; de este estilo que nosin razón se ha comparado con el barroco enlas artes? La consecuencia es que los objetos del pensamiento se convierten ahoraen problemáticos; se convierten en problemas.Lo que antes en el realismo era dado –las cosas– ahora ya no son dadas, ya no sonpuestas; ahora se convierten en problemas, en propuestas, en cuestiones aresolver; en algo a lo cual hay que llegar mediante unos trámites y esfuerzosque elpensamiento hace por salir de sí mismo. Ya hemos visto cómo Descartes realizaesa salida del pensamiento de dentro de sí mismo; la realiza advirtiendo que entrelas ideas hay una, entre los pensamientos hay uno que lleva dentro de sí comopensamiento, la garantía de que el objeto pensado por él existe; éste es el pensa-miento de Dios. Pero ahora no nos interesa seguir en sus detalles lametafísica deDescartes, sino volvernos a sumergir plenamente en ese ambiente, en esaatmósfera peculiar del idealismo y que pudiera compararse con la del encerramientodel espíritu dentro de su propia prisión. Y comprobamos entonces esta primeraconsecuencia: que al encerrarse el espíritu dentro de su propia prisión, el idealismono tiene más remedio que anteponer a toda otra cuestión metafísica una serie...
tracking img