Fernando daquilema

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (468 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
FERNANDO DAQUILEMA: EL CAPAC APU DE CACHA

En 1999 se cumplirán 127 años de la muerte de Fernando Daquilema, un indio ecuatoriano nacido en las entrañas mismas de los Andes.
Aniversario de sumuerte y rebeldía que se simbolizan como la fuerza infinita de nuestros aborígenes antepasados. Porque en la sublevación de Daquilema encontramos la imagen de un Atahualpa y de un Ati II, que no murieronen la conciencia de sus pueblos, sino que quedaron latientes en sus mentes y en su sangre.
Pero, ¿quién fue este héroe indígena? El drama político del Ecuador, desde la conquista española hasta laépoca garciana, en que tuvo lugar la sangrienta sublevación de Daquilema, está compuesto de actos y escenas que producen ulceraciones incurables en el alma simple de nuestros indios. Es el presidenteGarcía Moreno el que crea un nuevo impuesto para el indígena, llamado "La Renta Decimal" que desató una serie de abusos por parte del rematista del impuesto que casi siempre duplicaba la cantidad deltributo si no se hacía el pago en la fecha señalada, aumentando a esto los intereses respectivos.
En la segunda presidencia de este genial y controversial hombre, don Gabriel García Moreno, de pasionescontradictorias, en vista de los abusos tuvo que reformar el reglamento de recaudaciones, por medio de un decreto dictado el 30 de diciembre de 1871. La reforma alivió un poco la penosa situación delos indígenas.
Fernando, que vio morir a su padre azotado, creció entre la meseta y el valle de Cacha, junto al cerro tótem del Chilpala y la loma de Quera Ayllu. Cuando ya es un hombre ve venir eldía de la sublevación, cuando de Yaruquíes parte a Cacha el recaudador de diezmos, don Rudencio Rivera; al llegar al lugar los indios preguntan el motivo de su visita, y Daquilema, como verdadero líder,imparte órdenes a sus congéneres, que le obedecieron, tomaron a Rivera y le amarraron las manos colgándolo de una picota, y surge el grito de Ahora sí, matémosle. Viendo en el hombre la represión...
tracking img