Fernando vii: absolutismo y liberalismo. la emancipación de la américa española.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 34 (8449 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Fernando VII: Absolutismo y liberalismo. La emancipación de la América española.

Tras la finalización de la guerra de independencia, el reconocimiento por los franceses de Fernando VII como rey de España en el Tratado de Valençay (11 diciembre de 1813), el regreso del rey en marzo de 1814 y la firma del armisticio el 8 de abril del mismo año, comienza el reinado efectivo de Fernando VII. Lavuelta del rey supone una ruptura con el proceso revolucionario iniciado en Cádiz, que se materializará en la derogación inmediata de la obra de las Cortes de Cádiz y la represión de los liberales. En el Real Decreto de 4 de mayo de 1814, se suprimen las Cortes y toda la legislación surgida de ellas, incluida la Constitución del 1812. Esta actitud del rey se vio apoyada por parte del ejército(General Elío), por la nobleza y el clero reaccionarios (“Manifiesto de los persas”) y por el pueblo que creyó en el rey que representaba la tradición frente al liberalismo que les era extraño.
Esta voluntad de restauración del absolutismo que dará lugar al llamado sexenio absolutista (1814-1820), sólo se puede entender en el marco del proceso general de restauración del Antiguo Régimen en Europa,sobre todo tras la derrota de Napoleón y el Congreso de Viena en 1815, así como la constitución de la cuádruple alianza (Rusia, Austria, Prusia y G. Bretaña), que iniciará un sistema de congresos dirigidos por Metternich, para impedir la ruptura del equilibrio fijado en Viena consistente en la restauración de las monarquías del Antiguo Régimen. Esta vuelta al absolutismo supondrá una dura represiónpolítica, contra los afrancesados, y contra los liberales. El gobierno fernandino del sexenio se caracterizará por la inestabilidad política, y la dificultad de gobernar mediante una camarilla de clérigos, aristócratas y consejeros reaccionarios, que impedían cualquier cambio. Precisamente fue este inmovilismo político una de las causas que acabarían con el sexenio, además de la crisis económicaen el campo, el colapso del comercio tras la pérdida del mercado colonial, el hundimiento de la producción industrial y la quiebra financiera derivada del aumento de los gastos tras la guerra y del intento de sofocar la independencia de las colonias americanas (todo ello agravado por la imposibilidad de obtener recursos del clero y la nobleza). El descontento del ejército derivado de la actitud delrey para con los soldados que lucharon durante la guerra, a los que no recompensó, o la negativa a la integración de los guerrilleros en el ejército, el retraso de las pagas y las míseras condiciones de vida en cuarteles y sobre todo el envío de tropas a América, fue otro factor desestabilizador más en este periodo. Por otro lado durante todo el sexenio hubo conspiraciones de militares liberalesen contra del absolutismo, al tiempo que florecieron círculos revolucionarios y sociedades secretas masónicas de oficiales jóvenes formados en la guerra y con ideas revolucionarias y románticas. Desde 1814, con el pronunciamiento de Espoz y Mina en Pamplona, se sucederán continuas conspiraciones en La Coruña, Madrid, Barcelona y Valencia, llevadas a cabo por diversos generales, hasta lasublevación de Riego en Cabezas de San Juan en 1820 con la que acabará el sexenio.
Al sexenio absolutista sucederá el Trienio Liberal (1820-1823), que también será un periodo de inestabilidad debido a: la actitud obstruccionista del rey, que obligado a jurar la Constitución de Cádiz, nombrará ministros absolutistas, desconfiando de los ministros liberales, vetará leyes y pedirá ayuda al exterior; lainestabilidad del gobierno liberal cuyo partido se dividirá en moderados (1820-agosto de 1822), defensores de un gobierno fuerte, un sistema bicameral, limitaciones para la libertad de prensa, defensa de la propiedad y el orden social (burguesía urbana de negocios, antiguos doceañistas) y los radicales (agosto de 1822-abril de 1823) que defenderán la cámara única, el control parlamentario del...
tracking img