Fghf

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 615 (153677 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
V. C. Andrews

Pétalos al viento

Título original: PETALS ON THE WIND

A Bill y Gene, que recuerdan cuando...

Algo florece sobre la tierra; Luz de sol en vez de triste sombra; Perfume tibio en vez de vapor -frío... Entre el olor a moho, ¡huele la rosa!

THOMAS HOOD
PRIMERA PARTE
LIBRES, AL FIN! ¡Qué jóvenes éramos el día en que escapamos! Hubiésemos debido sentirnos intensamentevivos al vernos libres, al fin, de aquel triste y solitario y sofocante lugar. Hubiésemos debido estar entusiasmados de viajar en un autobús que rodaba lentamente, bamboleándose, hacia el Sur. Pero si estábamos alegres, no lo demostrábamos. Permanecíamos sentados los tres, pálidos, callados, mirando por las ventanillas, muy asustados por todo lo que veíamos. Libres. ¿Había alguna palabra másmaravillosa que ésta? No; aunque las frías y huesudas manos de la muerte nos agarrasen para retenernos si Dios no estaba allá en lo alto, o quizás aquí, en el autobús, viajando con nosotros y velando por nosotros. En ciertos momentos de la vida había que creer en alguien. Transcurrían las horas con las millas. Teníamos los nervios de punta, porque el autobús se paraba a menudo para que subiesen obajasen pasajeros. Se detuvo también varias veces para que descansara el conductor; una, para el desayuno, y otra, para recoger a una negra enorme que esperaba de pie en la encrucijada de un camino vecinal con la carretera. Tardó una eternidad en subir al autobús y meter en él los muchos bultos que llevaba. Cuando, al fin, se hubo sentado, cruzamos la línea divisoria entre los Estados de Virginia yCarolina del Norte. ¡Oh! ¡Qué alivio al salir del Estado donde habíamos permanecido encarcelados! Por primera vez desde hacía años, empecé a tranquilizarme... un poco. Nosotros tres éramos los más jóvenes del autobús. Chris tenía diecisiete años y era sumamente guapo, con unos cabellos largos y ondulados que le rozaban los hombros y se rizaban hacia arriba. Sus ojos azules, orlados de oscuro,rivalizaban en color con el cielo del verano, y toda su persona era como un día cálido y soleado: ponía buena cara, a pesar de nuestra triste situación. Su nariz recta y bien formada acababa de adquirir la fuerza y la madurez que prometían hacer de él todo lo que había sido nuestro padre: el tipo de hombre que hacía palpitar el corazón de las mujeres cuando las miraba, e incluso sin mirarlas. Suexpresión era confiada; casi parecía feliz. Si no hubiese mirado a Carrie, quizás habría sido realmente feliz. Pero cuando veía su carita enfermiza y pálida, fruncía el ceño y sus ojos se nublaban. Empezó a pulsar las cuerdas de la guitarra colgada de su hombro. Tocó ¡Oh, Susana!, cantando en voz baja, con una voz suave y melancólica que me conmovió. Nos miramos y sentimos la tristeza de los recuerdosevocados por aquella tonada. Él y yo éramos como una sola persona. No podía mirarle demasiado rato, por miedo a romper en llanto. Mi hermana pequeña estaba acurrucada en mi falda. Tenía ocho años, pero era tan menuda, tan lastimosamente menuda, y tan débil, que no parecía tener más de tres. Sus ojos grandes, azules y sombríos, albergaban más negros secretos y sufrimientos de los que una niña de suedad hubiese debido conocer. Los ojos de Carrie eran viejos, muy viejos. Ya no esperaba nada: ni dicha, ni amor; nada... Porque todo lo que había sido maravilloso en su vida le había sido quitado. Debilitada por la apatía, parecía pasar de buen grado de la vida a la muerte. Dolía verla tan sola, tan terriblemente sola, ahora que Cory se había ido. Yo tenía quince años aquel mes de noviembre de 1960.Lo quería todo, lo necesitaba todo, y tenía un miedo terrible a no encontrar en toda mi vida lo bastante para compensar todo lo que había ya perdido. Estaba tensa en mi asiento, presta a gritar si sucedía alguna otra cosa mala. Como una espoleta sujeta a una bomba de relojería, sabía que, más pronto o más tarde, ¡estallaría y destruiría conmigo a todos los que vivían en Foxworth Hall! Chris...
tracking img