FILO

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1356 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de julio de 2014
Leer documento completo
Vista previa del texto
John Stuart Mill (1806- 1873)
La motivación del acto moral


El termino Utilitarismo fue utilizado por primera vez por Jeremy Bentham, pero su representante más importante y gracias a quien se divulgó fue John Stuart Mill.
EL utilitarismo está influenciado por el empirismo ingles, el liberalismo1y el positivismo 2. Siguiendo entonces, estas corrientes, el utilitarismo supone que de lamisma manera en que la ciencia se basa principios, en ética debe ocurrir lo mismo. La diferencia en que en las ciencias experimentales se comienza por la observación, y mediante inducción se elaboran principios. En cambio, en ética debe ocurrir al revés, dado la contingencia de los actos humanos. Lo primero debe ser elaborar el principio y luego aplicarlo a las acciones.
El principio que sirve defundamento para la elaboración de una ética, es decir, el criterio para establecer cuando una acción moral es buena o no, se denomina principio utilitarista y sostiene que una conducta es moralmente buena en la medida en que promueve la mayor felicidad para el mayor número de personas.
En este sentido, se pueden establecer dos características importantes que definen a esta corriente ética como:Teleológica: El bien se identifica con un fin último a alcanzar. Todo hombre pretende alcanzar la felicidad. Por lo tanto, la felicidad debe ser el supremo bien.
Consecuencialista: la bondad de los actos se evalúa en la medida en que estos contribuyan o no a la felicidad.
El primer problema fundamental que surge es ¿qué se entiende por felicidad?
A lo que el utilitarismo responde con elsiguiente texto extraído de “El Utilitarismo” de J. S. Mill.
“Las acciones son justas en la proporción en que tienden a promover la felicidad e injustas en cuanto tienen a producir lo contrario de la felicidad. Se entiende por felicidad el placer y la ausencia de dolor; por infelicidad, el dolor y la ausencia de placer. (…) El placer y la exención3 del dolor son las únicas cosas deseables como fines;y –todas las cosas deseables- (…), lo son o por el placer inherente a ellas mismas, o como medios para la promoción del placer y la prevención del dolor”
Aquí el criterio para evaluar acciones morales se refiere a la felicidad. Por felicidad se entienden dos elementos: promoción del placer y ausencia de dolor.
Esta valoración que se da al placer ha suscitado diversas críticas. Estas críticasapuntan a que considerar que el fin de la vida humana sean los placeres convierte al utilitarismo en una doctrina hedonista y egoísta, y por lo tanto una “ética de cerdos”. Esto implica según Mill un error en lo que refiere a una concepción antropológica. Los hombres poseen facultades superiores que permiten disfrutar de placeres también superiores.
“Es perfectamente compatible con el principio deutilidad reconocer el hecho de que algunas clases de placer son más deseables y más valiosas que otras. (…) Si quienes tienen un conocimiento adecuado de ambos (placeres), colocan a uno tan por encima del otro, que, aun sabiendo que han de alcanzarlo con un grado de satisfacción menor, no lo cambian por ninguna cantidad del otro placer, que su naturaleza les permite gozar, está justificadoatribuirle al goce preferido una superioridad cualitativa tal, que la cuantitativa resulta, en comparación, de pequeña importancia”
¿Cómo se jerarquizan los placeres? Mill propone un criterio: si de dos placeres, A y B, conocidos adecuadamente por el sujeto, éste coloca a A tan por encima de B que lo prefiere aun cuando la cantidad de B sea mayor que la de A, entonces A resultará cualitativamentesuperior.
Ejemplos: A= una dieta saludable. Estudiar para un examen
B= una gran comida de una noche. Jugar un partido de futbol
“Ahora bien, es un hecho incuestionable que quienes tienen un conocimiento igual y una capacidad igual de apreciar y gozar, dan una marcada preferencia al modo de existencia que emplea sus facultades superiores. Pocas criaturas humanas consentirían en que se las...