Filosofia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 115 (28664 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
GORGIAS.

Platón, Obras completas, edición de Patricio de Azcárate, tomo 5, Madrid 1871

Platón, Obras completas, edición de Patricio de Azcárate, tomo 5, Madrid 1871

ARGUMENTO.

Igual al Fedon por la fuerza y elevación moral de las ideas, por el vigor de la dialéctica y por la feliz aplicación de la mitología, el Gorgias es inferior á aquel en cuanto al interés dramático. Sócratestambién desempeña aquí el primer papel, pero en una situación enteramente distinta. En cuanto á sus adversarios, Gorgias de Leoncio, Pólux de Agrigento y Callicles de Atenas, están lejos de inspirar la misma simpatía que los fieles discípulos de Sócrates en el Fedon. No debe esperarse, por consiguiente, una composición tan animada y tan viva como la de aquel diálogo; aunque no por eso deja de ser elOorgias una de las obras más preciosas de Platón. Su asunto no anuncia desde luego toda su importancia filosófica; esla Retórica. Pero Platón, según su costumbre, agranda y eleva el objeto, y con motivo del examen que bace de lo que es realmente la Retórica y de lo que debe de ser, se ve conducido á consideraciones superiores sobre lo justo y lo injusto, lo bello y lo feo, considerados en símismos; después sobre el castigo yla impunidad; y por último sobre el bien, no sólo el que importa en los discursos del orador, sino el relativo á la vida. De estas alturas á que le lleva la indagación de los principios que presiden al arte de persuadir, sabe descender sin esfuerzo para hacer la aplicación de estas verdades generales á todos los estados y á todas las acciones de la vida. Y después dehaber establecido, en nombre de la razón, su doctrina moral.

Platón, Obras completas, edición de Patricio de Azcárate, tomo 5, Madrid 1871

1U>

invoca el apoyo de las tradiciones de los pueblos, trasmitidas de siglo en siglo, bajo la forma de un mito, todo con un sentido no menos profundo que el del Fedon. Tal es el plan general; y hé aquí el desarrollo de la discusión. Sócrates y Querefonencuentran delante de su casa á Callicles, que tenia de huéspedes á Gorgias y á Pólux, y que les ofrecía presentarlos á estos dos extranjeros; y efectivamente en su casa tiene lugar la conversación. Las primeras palabras que se cruzan entre Pólux y Querefon y el exordio declamatorio de Pólux forman el preámbulo de la discusión, que no se empeña realmente hasta el momento en que Sócrates sabedirectamente de Gorgias lo que es y lo que enseña. Gorgias es retórico y enseña la Retórica. ¿Cuál es el objeto de la Retórica? Los discursos, ¿Toda especie de discursos, como los que pueden hacer, á propósito de su arte el médico ó el maestro de gimnasia? No, sino todos los discursos, que sin estar mezclados con ningún hecho determinado, tienen por único fin el persuadir. La persuasión es, por lotanto, el objeto de la Retórica. Pero ¿cabe aún preguntar qué especie de persuasión? Porque todas las ciencias intentan persuadir. La persuasión que procura la Retórica, se refiere á lo justo y alo injusto. Eso no es todavía bastante; es preciso saber aún, si el orador se dirige á gentes instruidas, cuya persuasión ha de estar fundada en la ciencia, ó á ignorantes, cuya persuasión descanse sólo en lacreencia, y si debe instruir al persuadir ó solamente persuadir; porque si no se propone instruir á nadie, él mismo no tiene necesidad de ser instruido. Pero si no es instrnido, no podrá consultársele sobre la justicia ó injusticia de una causa; y entonces ¿de qué sirve la Retórica? Gorgias no se rinde á este primer ataque. Sostiene, que la Retórica es por excelencia el arte de persuadir, en elsentido de que proporciona los medios de hacer prevalecer su opinión en todas las cosas, en pro ó en contra de

Platón, Obras completas, edición de Patricio de Azcárate, tomo 5, Madrid 1871

117

todos. Puede usarse de ella bien ó mal; pero si el orador hace un mal uso, no es á la Retórica y sí á él á quien es preciso culpar. Vana sutileza que no le libra de las objeciones de Sócrates. En...
tracking img