Filosofia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 242 (60275 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PRINCIPIOS ELEMENTALES DE FILOSOFÍA Georges Politzer Prefacio El manual elemental de filosofía que publicamos aquí, reproduce las notas tomadas por uno de sus alumnos en los cursos dictados por Georges Politzer en la Universidad Obrera durante el año escolar 1935-1936. Para que se comprenda su carácter y alcances es necesario precisar en primer término el objetivo y el método de nuestro camarada.La Universidad Obrera había sido fundada en 1932 por un pequeño grupo de profesores para enseñar la ciencia marxista a los trabajadores manuales y darles un método de razonamiento que les permitiera comprender nuestra época y orientar su acción, tanto en su técnica como en el terreno político y social. Desde el comienzo, Georges Politzer se encargó de enseñar en la Universidad Obrera la filosofíamarxista, el materialismo dialéctico, tarea tanto más necesaria por cuanto la enseñanza oficial continúa ignorando o desnaturalizando esta filosofía. Ninguno de aquéllos que tuvieron el privilegio de asistir a esos cursos -año tras año él hablaba a un numeroso auditorio en el que se mezclaban todas las edades y profesiones, pero donde predominaban los jóvenes obreros-podrá olvidar la profundaimpresión que sentían ante ese muchachón pelirrojo, tan entusiasta y tan sabio, tan concienzudo y tan fraternal, tan interesado en poner al alcance de un público inexperto una materia árida e ingrata. Su autoridad imponía a su curso una disciplina agradable, que sabía ser severa pero manteniéndose siempre justa, y de su persona se desprendía una tal potencia vital, una tal irradiación, que eraadmirado y amado por todos sus alumnos. Para hacerse comprender bien, Politzer comenzaba por suprimir de su vocabulario toda jerga filosófica, todos los términos técnicos que sólo pueden mtender los iniciados. Únicamente quería emplear palabras sencillas y conocidas por todos. Cuando se veía obligado a servirse de un término raro, no dejaba de explicarlo ampliamente mediante ejemplos familiares. Sidurante las discusiones alguno de sus alumnos empleaba palabras sabias, lo reprendía y se burlaba de él con esa ironía mordaz que le conocían bien todos los que se le han acercado. Quería ser sencillo y claro y siempre apelaba al sentido común, sin sacrificar nunca, sin embargo, ni un ápice de la exactitud y de la verdad de las ideas y teorías que exponía. Sabía dar a sus cursos un carácterextremadamente vivaz haciendo participar al auditorio en las discusiones antes y después de la lección. Procedía así: al final de cada lección, daba lo que él denominaba una o dos preguntas de control; tenían por objeto resumir la lección o aplicar su contenido a algún tema particular. Los alumnos no estaban obligados a. tratar el tema, pero eran numerosos los que se dedicaban a ello y aportaban un deberescrito al comienzo del curso siguiente. Él preguntaba entonces quién había hecho el deber; se levantaba la mano y él escogía a algunos de nosotros para leer nuestro texto y completarlo si era necesario con explicaciones orales. Politzer criticaba o felicitaba y provocaba entre los alumnos una breve discusión; después concluía extrayendo las ensefianzas de la discusión. Esto duraba alrededor demedia hora y permitía a los que habían faltado al curso precedente colmar la laguna y establecer la vinculación con lo que habían aprendido antes; también permitía al profesor comprobar

en qué medida había sido comprendido. Cuando hacía faltar insistía sobre los puntos delicados u oscuros. Comenzaba entonces la lección del día, que duraba alrededor de una hora; después los alumnos planteabanpreguntas sobre lo que acababa de ser dicho. Estas preguntas eran generalmente interesantes y juiciosas. Politzer las aprovechaba para aportar precisiones y retomar lo esencial del curso bajo un ángulo diferente. Georges Politzer, que tenía un profundo conocimiento de su tema y una inteligencia de admirable flexibilidad, se preocupaba ante todo de las reacciones de su auditorio: en cada ocasión...
tracking img