Filosofia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 120 (29970 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL PUESTO DEL HOMBRE EN EL COSMOS Max Scheler

http://www.librodot.com

Librodot

El puesto del hombre en el cosmos MAX SCHELER Y EL PUESTO DEL HOMBRE EN EL COSMOS

Max Schiler

2

El inesperado fallecimiento de Max Scheler en 1928 produjo un sentimiento en que el estu-por se mezclaba con la aflicción. Su pérdida asumía literalmente el carácter de lo irrepara-ble. Una serie magníficade libros y estudios le habían conquistado una indiscutible posi-ción de primera fila en la filosofía actual; no eran pocos los que veían en él su representante máximo y por excelencia. La riqueza de su pensamiento con dificultad admitía parangón. En la filosofía universal no escasean los hombres de las grandes ideas, de las concepciones de vasto alcance; tampoco son raros los filósofos queofrecen con prodigalidad pensamientos agudos, brillantes y justos, pero que no llegan a definir una postura general y sistemática. El filósofo completo ha de conciliar las ideas ordenadoras y la riqueza de contenido concreto; las síntesis sumas y los más menudos mecanismos conceptuales capaces de aprisionar la pluralidad de la experiencia y conducirla en esencia hacia las últimas síntesis. Schelerposeía la capacidad admirable de sobresalir tanto en la idea genial como en los pensamientos menores; el esquema general dibujado por unas cuantas concepciones fundamentales, se llenaba en él con profundas intuiciones parciales, con observaciones precisas, con distingos sutiles. Manejaba con destreza semejante el análisis y la síntesis; un finísimo don de comprensión psicológica venía en ayuda de laespeculación del filósofo, y el erudito aportaba por su lado un saber de historia de la filosofía que, apretado en fórmulas concisas en oposiciones e identificaciones atrevidísimas a veces y casi siempre sorprendentes, estimulaba la mente del lector tanto como las tesis originales. Aun a la distancia se adivinaba la intensidad de esta hoguera filosófica, que no llegaba al lector únicamente como unresplandor, sino que parecía traer hasta él el calor y aun las crepitaciones del fuego en que el filósofo se consumía. Sabido es que Scheler se adhirió a los principios de Husserl y figuró en las filas de la Fenomenología, el movimiento iniciado por Husserl, que heredó la hegemonía filosófica retenida hasta su advenimiento por las direcciones neokantianas, especialmente la de Marburgo. Pero pocosfilósofos entre sí más distintos que Husserl y Scheler. Husserl era ante todo un lógico, una mente formada en la meditación matemática; Scheler prefería cuanto atañe más de cerca al hombre, y se preocupaba principalmente de los problemas del espíritu y de los valores. Husserl publicaba relativamente poco; le agradaba conservar inéditos sus manuscritos, únicamente accesibles al círculo de losiniciados. Scheler prodigaba libros y ensayos, en un ritmo que cuenta entre los más acelerados de la productividad filosófica de la época. Las coincidencias fundamentales entre Husserl y Scheler constan en el manifiesto fenomenológico de 1913, antepuesto al primer volumen del Anuario de filosofía y de indagación fenomenológica: había que retroceder hasta las fuentes vivas de la intuición hasta lasesencias dadas intuitivamente y a priori, para esclarecer los conceptos y poner los problemas sobre sólidos basamentos. Luego se vio que ni la captación esencial ni las esencias mismas eran cosas idénticas para Husserl y Scheler. Para Scheler, el volverse hacia las esencias tiene un sentido y un alcance metafísicos, ajenos de todo punto al pensamiento del fundador de la fenomenología. En cuanto a
2Librodot

Librodot

El puesto del hombre en el cosmos

Max Schiler

3

las esencias, Scheler ampliaba fundamentalmente el cuadro de Husserl poniendo al lado de las esencias pensables o significativas —tomadas en cuenta por Husserl— otras desprovistas de significado realiza-ble o pensable, irracionales: los valores, cuya teoría desarrolló en su libro famoso y magistral El formalismo...
tracking img