Fouche...¿lider?

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1354 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La historia, entregada siempre al heroísmo, las buenas acciones y los personajes admirables, se empeña en omitir pasajes importantes de la vida pasada, lapsos de la historia, personajes, experiencias o acciones que no son, digamos, convenientes de admirar para las nuevas generaciones. Así, los historiadores, guiados por lo anterior, como muchos otros acontecimientos del pasado, olvidaron colocaren algún lugar a un francés de los siglos XVIII y XIX, José Fouché.
Tal vez por su falta de heroísmo, su carácter incomprendido, que hasta el día de hoy deja en todo aquél que intenta descifrar su personalidad una interrogante, quizás su genio peculiar, ese que se dice, causaba una especia de miedo a Napoleón. Tan poco previsible, con un aspecto físico no envidiable, antipático ante todo. Sinduda alguna, no parece un personaje digno de admirar, ni en su época ni en otras.
Siempre a la sombra, en tinieblas, trabajando y viviendo desapercibido, planeando, acompañado de su soledad, esa que nunca le abandonará. Personaje de estas características, ¿cómo es que llegaría a ser Ministro?, ¿cómo es que llegaría a ser alguien?, ¡¡¿cómo es que podría ser líder?!!.
¿Liderazgo…en verdad se puedehablar de un liderazgo en la personalidad de José Fouché?, ¿será que los líderes del pasado no tenían las mismas características que los de hoy?. Se sabe, que en la estrategia y en el poder lo que hoy funcionó, tal vez mañana no funcionará, y sin lugar a dudas estos dos conceptos están íntimamente ligados al liderazgo. No se puede desmentir de forma alguna que las características de personalidadque poseía Fouché, no se observan en líderes de la actualidad, aunque en definitiva, no es indicativo de que no existan, pues hágase memoria que Fouché trabajaba en las sombras, detrás de, y por largos años no era conocido ni por los miembros de su partido, (del que estuviera en turno).
Por tales motivos, no se puede afirmar o tener certeza de que en la actualidad no existen líderes como aquélfrancés que hizo enmudecer a Lyon, derrotó a Robespierre y luchó (y para muchos venció) contra Napoleón, un líder tan temible, que pasó de ser el débil, al opresor, al perseguidor de todo aquél que se opusiera a su pensamiento, o tan sólo, que no le apoyara.
Ante el cambio social y cultural, cambios de moral y de ética, es difícil aceptar en estos tiempos que un tipo de esa naturaleza sea consideradolíder. Es tal vez por todo esto que José Fouché ha sido olvidado en los textos de la historia, y cuando alguien de entre la inmensidad lo recuerda, es derivado de algún texto dedicado a Napoleón y en disimuladas participaciones en la revolución francesa o en el golpe de estado, el que se le da el crédito monopólico a Napoleón.
A pesar de todo, analizando a Fouché, y sin ser benevolente en formaalguna, se pueden observar muchos rasgos en su personalidad que lo podrían ubicar fácilmente como líder, paradójicamente, existen rasgos que de ninguna manera podrían ser vinculados con el tipo de líder adoptado o impuesto en la sociedad actual.
Por mencionar un ejemplo, se puede recordar la habilidad de José Fouché para seducir a los miembros de la asamblea y ponerles en contra de Robespierre,aquél poderoso personaje, que en ese tiempo parecía indestructible, y menos por un sombrío, desconocido, y casi insignificante José Fouché. Luchó increíblemente e intempestivamente contra el poder absoluto, hizo dudar a los seguidores de Robespierre y no conforme, como si lo hecho hasta el momento no fuese hazaña, inclinó la balanza a su favor y salió victorioso. Sin embargo, el imprevisiblehombre, no festejó su gran triunfo, dejó a los otros, dejó que afrontaran la victoria, el poder y la admiración. Todos celebraban y eran celebrados menos Fouché…otra vez eclipsado, sin luz, opaco por decisión propia. Parece ilógico, para Fouché era todo muy claro, los tiempos eran difíciles, el poder no era de nadie en absoluto, sólo migajas para algunos vanidosos…no para Fouché. Es ambicioso, más no...
tracking img