Freud

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (969 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de junio de 2015
Leer documento completo
Vista previa del texto
Freud, Sigmund. (1979). “El malestar de la cultura.” En Freud, Sigmund Obras Completas Vol. XXI. Buenos Aires, Argentina: Amorrortu Editores. Recuperadohttp://centrodedifusionyestudiospsicoanaliticos.files.wordpress.com/2013/03/volumen-xxi-e28093-el-porvenir-de-una-ilusic3b3n-el-malestar-en-la-cultura-y-otras-obras-1927-1931.pdf
La vigencia actual de Sigmund Freud, es innegable, por sutrascendencia de sus escritos y pensamiento. Aunque no hay que adoctrinarse a Freud. Si no tomarlo como base, y lograr captar sus ideas y aplicar lo que nos favorezca para nuestros propios análisis. Y losanálisis sociales respectivos. En honor al padre del psicoanálisis. Me gustaría aprovecharme de su escrito “El malestar de la cultura”, para mi saber y aplicación metodológico cómo psicólogo social.Básicamente en su momento histórico lo hizo pues fuerzas exteriores culturales terriblemente encaminadas. Que lo llevan a analizar qué pasa con lo interior del individuo, sometido a cultura. Según Freud(1979) se sintetiza su finalidad con este “malestar en la cultura” humana en que:
He aquí, a mí entender, la cuestión decisiva para el destino de la especie humana: si su desarrollo culturallogrará, y en caso afirmativo en qué medida, dominar la perturbación de la convivencia que proviene de la humana pulsión de agresión y de auto-aniquilamiento. Nuestra época merece quizás un particular interésjustamente en relación con esto. Hoy los seres humanos han llevado tan adelante su dominio sobre las fuerzas de la naturaleza que con su auxilio les resultará fácil exterminarse unos a otros, hastael último hombre. Ellos lo saben; de ahí buena parte de la inquietud contemporánea, de su infelicidad, de su talante angustiado. Y ahora cabe esperar que el otro de los dos «poderes celestiales», elEros eterno, haga un esfuerzo para afianzarse en la lucha contra su enemigo igualmente inmortal. ¿Pero quién puede prever el desenlace? (pag.140)
Valiéndose de su intelecto, y sus atinadas...
tracking img