Fronda chile

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7127 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 24 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Fronda Aristocrática En Chile

|Unidad 3: La Creación de una Nación |
|Fuente: Edwards, Alberto, La Fronda Aristocrática, Historia Política de Chile, Santiago, 1928. Nota preliminar de Alberto Edwards a la primera edición|
|(1928).|

[pic] EXTRACTO

PRESENTACION

“Alberto Edwards fue un político responsable y serio, constantemente preocupado del bien público, enemigo de la anarquía parlamentarista y estadista particularmente versado en materias de geografía administrativa y- de estadística” escribe en elPrólogo de esta edición el profesor Mario Góngora.

Fue Ministro de Estado durante las administraciones del Presidente Barros Luco, del Presidente Emiliano Figueroa (1916-1927) y del Presidente General Carlos Ibáñez del Campo en los años 1930 y 31, y también se distinguió en su labor de diputado.

Según Mario Góngora, Alberto Edwards ha tenido, como pocos, una visión interpretativaglobal de nuestra historia.

Cuatro Palabras
Nota preliminar de Alberto Edwards a la primera edición (1928)

Al iniciar en El Mercurio la publicación de esta serie de estudios, no imaginé que ellos iban a formar un libro. Me indujo a escribirlos la lectura de unos artículos muy interesantes de don Rafael Maluenda, en que este conocido periodista comentaba la obra de LamarSchweyer Biología y la Democracia, relacionando las doctrinas de su autor con la historia de nuestra evolución política.

Pocos días más tarde, tuve ocasión de conocer el libro mismo de Lamar, gracias a la gentileza de mi amigo don Ricardo Valdés, que me remitió un ejemplar. Su lectura vino a probarme que el pensador cubano conocía bastante mal la historia de Chile y discurría sobre ellapor intuición, no siempre feliz, Así, por ejemplo, Balmaceda, que llegó al poder cuando sus contemporáneos no conservaban ni siquiera el recuerdo de la más insignificante tentativa para alterar el orden público, es clasificado por él,,junto con Rosas, entre los "gendarmes necesarios"; enumera a Portales, el genial creador de un orden político estable, "en forma", de duración casi secular entrelos déspotas de ocasión que han dominado intermitentemente las Repúblicas "sin forma" de la América española, etc.

Entonces me convencí de que, por mucha historia que se haya escrito en Chile, existe un gran vacío que llenar por lo que respecta a la época moderna. Nos falta un trabajo de investigación sobre la era republicana, que la haga conocer, a lo ¡menos en sus rasgos generales, nosólo a los extranjeros curiosos, sino a nuestros mismos compatriotas. No tengo la pretensión de llenar este vacío; pero estimo que, a falta de cosa mejor, una serie de estudios puede prestar algún servicio y contribuir a que se conozca un poco mejor, lo que este país ha sido y es Porque, la verdad de las cosas es que hemos constituido una excepción interesante entre las naciones hispanoamericanas: elcaso nuestro es digno de estudiarse. Por noventa años existió aquí la continuidad en el orden jurídico y una verdadera tradición política, cuyos cambios o mejor dicho, evoluciones, se produjeron en forma gradual, pacífica, lógica, y presentan, por tanto, un carácter mucho más europeo, que hispanoamericano.

Ello merece siquiera un bosquejo histórico, mientras no se escriba algo máscompleto y definitivo sobre tan interesante argumento.

Por desgracia, la pléyade de nuestros grandes historiado-re.' a la altura de Amunátegui1 Barros Arana, Sotomayor ,Valdés, se extinguió hace años y casi nada se ha escrito sobre acontecimientos posteriores a 1851, sino obras de detalles, que, por su naturaleza especial no son las más a propósito para hacernos conocer. Además,...
tracking img