Fuente ovejuna

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 35 (8727 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 22 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Fuenteovejuna
ACTO PRIMERO
Salen el COMENDADOR, FLORES y ORTUÑO, criados
 COMENDADOR:  ¿Sabe el maestre que estoy
                      en la villa?
FLORES:                      Ya lo sabe.
ORTUÑO:        Está, con la edad, más grave.
COMENDADOR:    Y ¿sabe también que soy
                  Fernán Gómez de Guzmán?  
FLORES:        Es muchacho, no te asombre.
COMENDADOR:    Cuando nosepa mi nombre,
               ¿no le sobra el que me dan
                  de comendador mayor?
ORTUÑO:        No falta quien le aconseje              
               que de ser cortés se aleje.
COMENDADOR:    Conquistará poco amor.
                  Es llave la cortesía
               para abrir la voluntad;
               y para la enemistad                
               la neciadescortesía.
ORTUÑO:           Si supiese un descortés
               cómo le aborrecen todos
               -y querrían de mil modos
               poner la boca a sus pies-,        
                  antes que serlo ninguno,
               se dejaría morir.
FLORES:        ¡Qué cansado es de sufrir!
               ¡Qué áspero y qué importuno!
                  Llaman la descortesía                        necedad en los iguales,
               porque es entre desiguales
               linaje de tiranía.
                  Aquí no te toca nada;
               que un muchacho aún no ha llegado     
               a saber qué es ser amado.
COMENDADOR:    La obligación de la espada
                  que se ciñó, el mismo día
               que la cruz de Calatrava               le cubrió el pecho, bastaba      
               para aprender cortesía.
FLORES:           Si te han puesto mal con él,
               presto lo conocerás.
ORTUÑO:        Vuélvete, si en duda estás.
COMENDADOR:    Quiero ver lo que hay en él.              
 
 
Sale el MAESTRE de Calatrava y acompañamiento
 
MAESTRE:          Perdonad, por vida mía,
               Fernán Gómez de Guzmán;               que agora nueva me dan
               que en la villa estáis.
COMENDADOR:                            Tenía   
                  muy justa queja de vos;               
               que el amor y la crianza
               me daban más confianza,
               por ser, cual somos los dos,
                  vos maestre en Calatrava,
               yo vuestro comendador                              y muy vuestro servidor.
MAESTRE:       Seguro, Fernando, estaba
                  de vuestra buena venida.
               Quiero volveros a dar
               los brazos.
COMENDADOR:              Debéisme honrar;             
               que he puesto por vos la vida
                  entre diferencias tantas,
               hasta suplir vuestra edad
               el pontífice.MAESTRE:                      Es verdad.
               Y por las señales santas               
                  que a los dos cruzan el pecho,
               que os lo pago en estimaros
               y como a mi padre honraros.
COMENDADOR:    De vos estoy satisfecho.
MAESTRE:          ¿Qué hay de guerra por allá?       
COMENDADOR:    Estad atento, y sabréis
               la obligación quetenéis.
MAESTRE:       Decid que ya lo estoy, ya.
 
 
COMENDADOR:       Gran maestre, don Rodrigo
               Téllez Girón, que a tan alto       
               lugar os trajo el valor
               de aquel vuestro padre claro,
               que, de ocho años, en vos
               renunció su maestrazgo,
               que después por más seguro          
               jurarony confirmaron
               reyes y comendadores,
               dando el pontífice santo
               Pío segunda sus bulas
               y después las suyas Paulo         
               para que don Juan Pacheco,
               gran maestre de Santiago,
               fuese vuestro coadjutor:
               ya que es muerto, y que os han dado...
tracking img