Fuenteovejuna

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1297 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El río San Juan: caudal de conflictos, reserva de nacionalismos
“El espíritu de la nacionalidad es la agria fermentación del vino de la Democracia en los viejos odres del Tribalismo”, afirma el historiador Arnold J. Toynbee. La demanda de Costa Rica ante el Tribunal Internacional de La Haya ha revivido, una vez más, ese espíritu en Nicaragua. Porque el San Juan es más que un río, es un mito, es“historia líquida”.
José Luis Rocha
Un río, un territorio abandonado y una reserva biológica van de la mano a tropezones. El río San Juan, la zona fronteriza Nicaragua-Costa Rica y la reserva Indio-Maíz provocan intercepciones candentes, al borde del cortocircuito.

El río San Juan es el sinuoso estrecho encontrado con premeditación y alevosía por los conquistadores españoles que soñaban conuna ancha línea color turquesa a través de la cual dirigirse hacia la India. La zona fronteriza con Costa Rica es un modelo de cómo sucesivos gobiernos nicaragüenses dejan comunidades y municipios enteros en manos de la Divina Providencia y en las de hordas de piratas, filibusteros y saqueadores de los recursos naturales. Con 263 mil 980 hectáreas, la reserva Indio-Maíz es la segunda en tamaño deNicaragua.
UN TERRITORIO DONDE SE VENDE, SE VENERA
Y SE PROSTITUYE LA NICARAGUANIDAD
Un viaje en lancha de toda una noche saliendo del muelle de Granada, un tormentoso viaje de nueve horas por carreteras que en invierno son trampas fangosas difícilmente sorteables o -para los privilegiados- un viaje de media hora en avioneta, son las formas de acceder al río San Juan desde Managua. El abandonopersiste, después de administraciones somocistas, sandinistas, chamorristas, arnoldistas y bolañistas. El municipio de El Castillo tuvo que esperar hasta 1992 para que la red de energía eléctrica llegara hasta Boca de Sábalos, su cabecera municipal. La red telefónica llegó en 1994. El Castillo, hoy apenas una hilera de casas, nació en torno a una fortaleza dotada de artillería para cortar lasincursiones y saqueos piratas de los siglos XVII y XVIII, que hicieron de este territorio aislado blanco predilecto de sus aventuras.

La novedad de que la selva que ciñen los ríos Indio y Maíz sea “reserva” data de 1999. Aunque ya existía como “área protegida” desde 1990. Creada casi en el umbral del siglo XXI como manifestación de la globalización ambientalista, esta verde extensión se ha convertidoen el gran tótem, el ídolo vegetal al que algunos -aparentemente- quieren sacrificar la gobernabilidad y el desarrollo de la zona, mientras los irreverentes buscan engullirla en las calderas del lucro.

La combinación de tantos intereses contradictorios ha convertido esta zona en un territorio sacro donde se juega, vende, alquila, venera y prostituye la nicaraguanidad. Esta combinación no hatraído el anunciado despegue económico. En 1850, el geógrafo alemán Julius Froebel, en 1966 el poeta nicaragüense José Coronel Urtecho hasta el sol de hoy los viajeros actuales sólo encontraron y encuentran dos embarcaciones por semana entre San Carlos y San Juan del Norte, los puertos situados en cada extremo del río. Y únicamente los días de salida de esas embarcaciones es visible un comerciopesquero de lánguido vigor. El resto de la semana, la modorra se impone. Transporte, comercio y desarrollo parecen estar congelados en esa región. País subdesarrollado, región hasta ahí desarrollada. ¿A quién le interesan esos terrenos barrialosos, las asfixiantes nubes de chayules o incluso las leyendas de piratas?

Estos terrenos le interesan, todos los veranos, a la Plywood, la compañía deextracción maderera que gradualmente va devorando la zona de amortiguamiento de la reserva Indio-Maíz, infringiendo la reglamentación medioambiental. Santa Plywood es la patrona local. Donde la Plywood no llega, no hay caminos ni tampoco hay impuestos porque no hay forma de cobrarlos. Las alcaldías de la zona son casi impotentes sin la colaboración de la Plywood.

El río San Juan y su entorno...
tracking img