Galileo galilei

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1065 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 29 de diciembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Galileo Galilei (1564-1642)
Matemático, físico, astrónomo y filósofo italiano, nacido en Pisa. El principal iniciador de la revolución científica y de la ciencia moderna. Estudió y enseñó matemáticas en aquella ciudad -redacta su primer escrito sobre el movimiento de los cuerpos, De motu, de contenido aristotélico, aunque crítico y bajo la influencia de la física de Arquímedes. Por esta épocainicia investigaciones experimentales y observa el comportamiento de cuerpos en caída libre (la tradición dirá desde la torre inclinada de Pisa- y posteriormente en la de Padua. Pasa al servicio directo de Cosme II de Medici, gran duque de Florencia.
En 1597, en sendas cartas a Jacopo Mazzoni y a Kepler, se declara copernicano convencido. La noticia de la aparición de una estrella «nova», el 9 deoctubre de 1604, señala el comienzo de su interés por la astronomía. Sus opiniones son criticadas por Cesare Cremonini y Ludovico delle Colombe, que comentan la aparición de «nova» en sentido aristotélico.
En 1609 le llegan noticias sobre la existencia del telescopio. Se construye uno, con el que examina el cielo en busca de pruebas contra la astronomía aristotélica. Observa la existencia demontañas en la Luna, multitud de estrellas invisibles a simple vista, los planetas medíceos (lunas de Júpiter) y, más adelante, la apariencia tricorpórea de Saturno, la presencia de manchas solares y las fases de Venus. La observación de los astros medíceos representa la primera defensa pública de la teoría de Copérnico. Los resultados expuestos y publicados en Sidereus Nuncius (1610) levantan durasreacciones en contra por parte de filósofos aristotélicos y astrónomos, que ridiculizan las observaciones como ilusiones ópticas o engaños. Kepler, la excepción, muestra entusiasmo por los descubrimientos y los cree verdaderos; y así se lo hace saber a Galileo.
Su oposición al aristotelismo se convierte en un conflicto entre la ciencia y la fe. Cuando Galileo llega a Roma el 1 de abril de 1611, esrecibido con honores por el papa Pablo V, es nombrado miembro de la Academia dei Lincei y los jesuitas astrónomos y matemáticos del Collegio Romano celebran su llegada. El cardenal Bellarmino pide informes a Christopher Clavius sobre la fidelidad de las observaciones. El cardenal Maffeo Barberini alaba públicamente a Galileo (más adelante, como Urbano VIII papa, será su peor adversario). Galileocuenta, además, con algún que otro discípulo directo o amigo, como Benedetto Castelli y Piero Dini. Algunos liberales, como Cremonini se oponen a las experiencias y observaciones de Galileo, sólo por fidelidad a sus principios de siempre. Frente a Galileo hay, no obstante, un ejército de aristotélicos, de no demasiada categoría, cerriles y dogmáticos, dispuestos a lanzarle encima la SantaInquisición a la mínima sospecha de herejía.
En diversas cartas , entre ellas la que va dirigida a Cristina de Lorena, expresa, como declaración de principios, que las Sagradas Escrituras solo tienen competencia en los asuntos que son de fe («ex fide»); para el resto de cosas, que la «experiencia sensible» o las «demostraciones necesarias» hacen evidente o verdadero, no debe acudirse a ellas. A la Escriturale importa precisar enseñar cómo se va al cielo, no cómo va el cielo. El conjunto de aquéllas reciben el nombre de Cartas copernicanas, y representa el primer conflicto entre heliocentrismo y religión.
Galileo está reclamando la libertad de pensamiento intelectual y la autonomía de la ciencia respecto de la fe. Su programa intelectual choca de frente con las autoridades eclesiásticas. Galileo escondenado por la Inquisición. .El 24 de febrero de 1616, una comisión del Santo Oficio descalifica la afirmación de que el sol sea el centro del mundo y esté quieto y que la tierra no sea el centro del mundo y se mueva y el 5 de marzo de 1616 la Congregación del Santo Oficio la declara «falsa doctrina » y contraria a la Sagrada Escritura. El papa ordena al cardenal Bellarmino que advierta a...
tracking img