Garcia maynez

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1085 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Al preguntarme, hace ya más de dos décadas, por qué la frase de
Kant: "los juristas buscan todavía una definición para su concepto del
derecho" sigue siendo verdadera, llegué a la conclusión de que, si no se ha
podido definir de manera satisfactoria el principal objeto de estudio de la
ciencia y la filosofía jurídicas, ello obedece a que los autores, al tratar de
definirlo, no serefieren a especies distintas de un mismo género, sino a
realidades heterogéneas. La prueba de ello nos la brinda el examen de las
relaciones entre los conceptos de derecho vigente, derecho intrínsecamente
válido y derecho eficaz. / EDUARDO GARCÍA MÁYNEZ El orden jurídico no es, como afirman casi todos los autores, un
simple conjunto de normas, sino un orden concreto que deriva delsometimiento normal de la conducta a ese conjunto de normas.
Derecho es un orden concreto, instituido por el hombre para la
realización de valores colectivos, cuyas normas - integrantes de un sistema
que regula la conducta de manera bilateral, externa y coercible - son
normalmente cumplidas por los particulares y, en caso de inobservancia,
aplicadas o impuestas por los órganos del poderpúblico.
INTRODUCCIÓN
Según el célebre humanista Walter Pater, tres son las formas que a través
de la historia, y de acuerdo con las condiciones intelectuales de cada época y el
temperamento de los diversos autores, ha adoptado la expresión del pensar
filosófico: el poema, el tratado y el ensayo.
El poema es la forma más antigua de expresión del pensamiento, época en
que la filosofía,balbuceante, imaginativa, a menudo obscura o nebulosa, más que
fruto de una reflexión sistemática, es el resultado de intuiciones que tienen mucho
de estético. En poemas que son, a un tiempo, creaciones artísticas y atisbos
geniales de la verdad ontológica, formularon sus grandiosas concepciones los
primeros cosmólogos: Parménides, Empédocles, Pitágoras, Heráclito -que escribía
en prosa,era sin embargo una naturaleza poética-, y su estilo enigmático,
deslumbrante, lapidario, lleno de imágenes de belleza incomparable, es modelo
sin par de la expresión aforística.
El tratado es preferido por los grandes constructores de sistemas, que
pretendieron encerrar dentro de “la red diamantina” de un esquema apriorístico, la
multiplicidad desbordante de la naturaleza y de lavida. Creado por Aristóteles, alcanzó su perfección en la Summa theologica de Santo Tomas y en la Etica de
Spinoza, More geometrico demonstrata.
Entre estos dos tipos contrapuestos aparece una forma intermedia, más
simple, pero de ductilidad incomparablemente mayor: el ensayo. Creado por
Montaigne, es el que mejor se adapta al espíritu de nuestra época y, sin duda, el
más idóneo para eldesarrollo de la investigación genuinamente metafísica. Entre
la intuición genial de los filósofos poetas y las catedrales de ideas de dogmáticos y
escolásticos, aparece el esfuerzo osado y paciente, a la vez, de los pensadores de
espíritu problemático, en quienes la búsqueda incansable y libérrima de la verdad
no resulta obstaculizada por dogmas intangibles ni por concepciones precipitadasy ambiciosas, nacidas de un curioso imperialismo conceptual.
A manera de comentario libre en torno a un fenómeno social intelectuall –
como es el caso del presente-, su libertad de enfoque suele prescindir, casi en
absoluto, del aparato crítico, aunque siempre dentro de los límites del rigor
intelectual.
°°°
Para quienes, como el autor de este Ensayo, somos hijos de la Generación
demediados de los cuarenta, término de la segunda guerra mundial; que en los
sesenta decidimos construir nuestro destino en la educación jurídica en un rincón
fuerte y generoso de la patria; y que ejercemos, desde entonces, de una manera
u otra, la profesión de abogado o jurista y observamos críticamente el crecimiento
y desarrollo de nuestra Filosofía y Ciencia, no nos cuesta mucho...
tracking img