Genero y equidad social

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 70 (17434 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Universidad Centroamericana
Facultad de Humanidades y Comunicación Departamento Psicología y Desarrollo Humano

Género y Equidad Social
SELECCIÓN DE LECTURAS Primera Unidad

“Género y sexualidad” en Sociología. Anthony Giddens. Madrid : Alianza, 2001. “Teoría feminista contemporánea”, Patricia Fado Lengermann y Jill Niebrugge Brantley en Teoría Sociológica contemporánea, George Ritzer,México: McGraw Hill, 2000. “Género Diferencia y Desigualdad”, Virginia Maquiera D‟Angelo en Feminismos, Debates Teóricos contemporáneos. Elena Beltrán, Virginia Maquieira (Eds.), Silvina Alvarez y Cristina Sánchez. Madrid: Alianza Editorial, 2001. Introducción a la Sociología. Richard J. Gelles, Ann Levine, 5ta. Edición, México: McGrawHill, 1997.
Selección y adaptación Haydeé Granados D. M.A. Managua,septiembre de 2009

2 Género y sexualidad
Tomado de Sociología. Anthony Giddens. Madrid: Alianza, 2001. ¿Qué es ser un hombre? ¿Qué es ser una mujer? Usted podría pensar que, al fin y al cabo, ser un hombre o una mujer es algo relacionado con el sexo del cuerpo en el que hemos nacido. Pero, como en tantas otras cuestiones que interesan a los sociólogos, no es tan fácil clasificar lamasculinidad y la feminidad. Por ejemplo, algunas personas creen que han nacido en el cuerpo equivocado y pretenden «arreglar las cosas» en algún momento de su vida cambiando de género. La historia de Janeen Newham y de David Willis es parecida a la de muchos transexuales que se someten a operaciones de cambio de sexo para convertirse en las personas que creen que son. Lo que hace que su caso seaespecialmente notable es que son el primer matrimonio de transexuales de Gran Bretaña. Janeen nació chico, pero desde una edad temprana tuvo sentimientos de confusión relacionados con el deseo de ser chica. Con el transcurso de los años se fue sintiendo cada vez más ajena a su cuerpo. Se casó y fue padre de dos niños, pero la sensación de que estaba atrapada en un cuerpo equivocado no remitió. David nacióchica, pero pasó su infancia sintiendo que, en su interior, era un hombre. La confusión era tan intensa, dice ahora, que a veces deseaba no tener ningún cuerpo. Al final, tanto Janeen como David buscaron tratamientos de reasignación del género, un largo proceso que se compone de hormonas y cirugía y que tiene como fin ocuparse de lo que Janeen denomina «un gran error de la naturaleza» (Neustatter,1999). Janeen y David se conocieron a través de una organización que hace campaña a favor de los derechos de los transexuales; con el tiempo, desarrollaron una valiosa relación. Pero cuando decidieron formalizarla casándose, descubrieron que según las leyes británicas no podían convertirse en marido y esposa porque habían cambiado de género. Por lo que hacía al matrimonio, el sexo que seconsideraba oficial era el que figuraba en sus partidas de nacimiento. Janeen y David celebraron su matrimonio en Dinamarca, donde el hecho de haber cambiado de sexo no es un obstáculo para celebrar una ceremonia de matrimonio tradicional. Aunque el gobierno británico permite que se modifiquen la mayoría de los documentos y certificados de identidad cuando se produce una reasignación de género, no alterael único documento que resulta capital para el reconocimiento legal del cambio de estatus de un individuo: la partida de nacimiento. Para muchos transexuales, ésta es una cuestión que tiene que ver con derechos humanos básicos. A la mayoría de nosotros nos cuesta concebir que una persona que era «él» pueda convertirse en «ella», porque las diferencias sexuales tienen mucha influencia en nuestravida. Lo normal es que ni siquiera las percibamos: precisamente por lo omnipresentes que son. Desde el principio están enraizadas en nosotros. Nuestras concepciones de la identidad de género, así como de las actitudes e inclinaciones sexuales vinculadas a ella, se forman en un estadio tan temprano de nuestra vida que cuando somos adultos, en general, las damos por hechas. Pero el género no sólo...
tracking img