Georges duby (1973) guerreros y campesinos. desarrollo inicial de la economía europea 500-1200

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5572 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 26 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CONQUISTAS CAMPESINAS: MEDIADOS DEL SIGLO XI Y FINES DEL SIGLO XII.

1. LA ÈPOCA FEUDAL.

Mientras en las fronteras de la cristianidad latina la continuidad y el reforzamiento de las campañas de agresión, cada vez más en dirección hacia el este y el sur, exaltan el vigor de un sistema económico basado en la captura violenta y en el saqueo, aceleran los trasvases de riquezas y preparan de estemodo algunas condiciones favorables al crecimiento, en el interior de Europa se ven aparecer, durante los decedenios en torno al año mil, los rasgos de una nueva ordenación de las relaciones humanas: lo que los historiadores se han acostumbrado a llamar el feudalismo. Largo tiempo disimulado, se había iniciado en la época carolingia y cuya evolución precipitaron las invasiones de los siglos IX yX.
Las particularidades regionales influyen en esta nueva ordenación de relaciones humanas. En Italia, por ejemplo, se amortigua al contacto de las estructuras contrarias cuyos pilares son la vitalidad urbana y la animación más precoz de las corrientes monetarias. Esta mutación de las bases políticas y sociales se acomodaba indiscutiblemente a la situación económica agraria dominada por unaaristocracia cuya influencia habían reforzado las campañas militares, y a su vez influyó, de manera muy directa, en la evolución económica.

LOS PRIMEROS SIGNOS DE EXPANSION

Las señales de este desarrollo tardan en manifestarse. Los narradores durante el periodo central de esta mutación (siglo XI) no dieron pruebas de algún progreso a nivel material. Ciertamente todos estos hombres habían sidoeducados en monasterios y la mayoría no habían salido de ellos; el mundo terrenal, no hacia mención a los monjes y la historia que les interesaba escribir erala del destino moral de la humanidad, la marcha del pueblo de Dios hacia el fin de los tiempos y hacia la Jerusalén celestial. No esperemos por lo tanto que sean buenos testigos de la realidad económica. No obstante, su silencio prueba almenos que, en su tiempo, las transformaciones de la economía se realizaban lentamente y no tenían un carácter llamativo.
Los eclesiásticos fueron sensibles a dos clases de fenómenos. En primer lugar, a las calamidades que interpretaban como la expresión de la cólera divina o del mal que mantiene al hombre prisionero y retrasa su marcha hacia la luz. Por ejemplo, las oleadas epidémicas laasociaban con la carencia alimenticia, y solo podía ser resuelto con plegarias y actos de penitencia colectiva. Este mundo está en movimiento y las calamidades que lo saltan son en realidad el precio de una expansión demográfica quizás demasiado vigorosa, en todo caso desordenada, pero que puede considerarse como una de las primicias de crecimiento.
Por otro lado, a los cronistas les sorprenden algunasnovedades. Las interpretan de acuerdo a una historia orientada hacia la salvación de la humanidad, pero la consideran en sí mismas indicios indudables de un progreso. Hay tres que aluden a las fuerzas económicas:
1) En la desacostumbrada animación de los caminos. Los únicos viajeros son peregrinos, pero a los cronistas les parecen más numerosos que nunca. Inicialmente eran gentes de las clasesinferiores, después del pueblo mediano y más tarde los grandes – reyes, condes, marqueses, prelados- y por último, algo que jamás había sucedido, son las mujeres. Si es necesario, explican la ampliación de los desplazamientos piadosos por un cambio profundo en las actitudes religiosas, no se puede poner en duda que fue facilitado por la movilidad creciente de las riquezas y que contribuyo de maneradecisiva a acentuar esta movilidad. Estas gentes de todas las clases, se beneficiaban, sin duda, de la hospitalidad gratuita de los establecimientos religiosos. Normalmente durante la época de peregrinación y mientras se hallaban en tierra cristiana no obtenían sus provisiones mediante el saqueo.
2) El segundo marco de un progreso espiritual es mediante la reconstrucción de las iglesias. La...
tracking img