Gerencia estrategica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 31 (7651 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capítulo II
SOBRE LA TEORÍA DE LA GUERRA
1. Al principio se entendía por arte de la guerra tan sólo la preparación de
las fuerzas armadas
Antiguamente se calificaba con el término de «arte de la guerra» o «ciencia de la
guerra» sólo aquellas ramas del conocimiento y de la habilidad que atañen a las cosas
materiales. La adaptación, la preparación y el uso de las armas, la construcción defortificaciones y trincheras, la organización del ejército y el mecanismo de sus
movimientos, constituían el tema de esos conocimientos y habilidades y conducían a la
descripción de una fuerza armada que pudiera ser utilizada en la guerra.
Aquí había que entender sobre cosas materiales y sobre una actividad unilateral que,
en el fondo, no era otra cosa que una actividad que se elevabagradualmente desde el
trabajo manual hasta un refinado arte mecánico. La relación de todo ello con el combate
recordaba mucho más a la que existe entre el arte de forjar espadas y el de esgrimirlas.
Hasta aquel entonces no se hacía cuestión del empleo del combate en un momento de
peligro y bajo el constante efecto recíproco de los movimientos reales del pensamiento y
del valor en la dirección que seles marcaba.
2. La conducción de la guerra hizo su primera aparición en el arte del asedio
En el arte del asedio fue donde, por vez primera, se aludió a la conducción de la
guerra en sí y a los movimientos del pensamiento a los que eran confinadas esas
cuestiones materiales; pero, en líneas generales, se evidenció como tal por sus resultados,
en la medida en que el pensamiento incorporabanuevos objetos materiales, como son los
ataques, las trincheras, los contrataques, las baterías, etc. Lo único que hacía falta era
cómo ensartar todas estas creaciones materiales aisladas. Dado que en esta clase de
guerra la mente encuentra su expresión casi únicamente en esas cosas, la forma de
encararlas fue, por lo tanto, más o menos adecuada.
3. Entonces la táctica trató de abrirse caminoen la misma dirección
Librodot De la guerra Karl von Clausewitz
Más tarde, la táctica trató de imponer al mecanismo de sus combinaciones el carácter
de un orden universalmente válido y fundado en las propiedades particulares del
instrumento. Sin duda ello conduce al campo de batalla, pero no a una libre actividad
mental. Por el contrario, con un ejército convertido en autómata, debido a larigidez de la
formación y del orden de batalla, y que sólo se ponía en movimiento gracias a la voz de
mando, se entendía que su actividad debía ser como el movimiento de un reloj.
4. La conducción real de la guerra apareció tan sólo de forma incidental y de
manera solapada
La conducción de la guerra propiamente dicha, el libre uso de los medios disponibles,
preparados con anterioridad ––ylibres en el sentido de su adaptabilidad a las necesidades
más específicas––, se pensó que no podía constituir el material para una teoría, sino que
debía ser dejada en las únicas manos del talento natural. De manera gradual, al igual
como se pasó de la guerra de los encuentros cuerpo a cuerpo medievales a una forma más
regular y compuesta, las reflexiones erradas sobre esta materia seimpusieron en el
pensamiento de los hombres, pero en la mayor parte de los casos solamente aparecieron
en memorias y narraciones, en forma incidental y, por así decirlo, de manera solapada.
5. Las reflexiones sobre los acontecimientos militares pusieron en evidencia la
necesidad de contar con una teoría
A la vez que tales reflexiones se hicieron más numerosas y la historia adquirió un
caráctercada vez más crítico, surgió la necesidad urgente de contar con principios y
reglas básicas que pusieran fin, de algún modo, a la controversia que, como es lógico, se
había entablado respecto de la historia militar, resultado del conflicto de opiniones. Esa
vorágine de opiniones, sin un punto central sobre el cual girar y sin leyes reconocidas a
las cuales obedecer, no podía sino desagradar al...
tracking img