Giuliana llamoja

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1877 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PORTADA

GIULIANA
Lunes 7, San Juan de Miraflores. Giuliana Llamoja es trasladada por agentes de la Divincri-Sur al penal Santa Mónica de Chorrillos. Al lado, los cuchillos que madre e hija utilizaron para agredirse.

La noche del sábado 5, Giuliana Llamoja Hilares (18), estudiante estrella de la facultad de Derecho de la UNIFE y guapa poetisa aficionada, mató a cuchillazos a su madre en unconfuso incidente en San Juan de Miraflores. El caso ha conmocionado a la opinión pública y se han brindado múltiples hipótesis para explicarlo. Pero hasta el momento todo indica que ella actuó en defensa propia.

La noche en que Giuliana Llamoja Hilares (18), la estudiante estrella de

la UNIFE, mató a su madre en un intento por defenderse.

El Laberinto de lo s Cuatro Cuchillos
78CARETAS / MARZO 10, 2005 CARETAS / MARZO 10, 2005

79

S

U fotografía en la pantalla del computador. Niña-mujer. Sensual. “Simplemente muy lindaaaaaa”, escribió uno de sus admiradores en la página web del HI5, portal de moda en Internet, en el que Giuliana Llamoja Hilares (18) tenía un site para conocer amigos y demás gente que la ayudara a olvidar los problemas en casa.
Pero era casi imposiblelograrlo. La relación entre Giuliana y su madre María del Carmen Hilares Martínez (47), según la Policía, estaba ya muy deteriorada. Giuliana pensaba que su mamá la odiaba profundamente, aunque le importaba poco. Ella adoraba a su padre Luis Llamoja Flores, titular del 41º Juzgado Civil de Lima. En el 2003 ingresó con facilidad a la facultad de Derecho de la Universidad Femenina del SagradoCorazón (UNIFE). Quería ser como él: un gran juez. Jamás como su madre. María del Carmen Hilares nunca cursó estudios superiores. Hasta antes de morir, trabajaba como secretaria en la oficina de reclutamiento 34-B del Ejército, en Pueblo Libre. Era una mujer humilde y con ciertos desequilibrios. La señora Hilares enrostraba a Giuliana el fracaso de su matrimonio. Decía que por su culpa el juez Llamojaestaba a punto de abandonarla. La atormentaba con sus quejas diarias. A veces la insultaba a voz en cuello. No le permitía salir de casa.

La Madre

hace dos años, Carmen Hilares Martínez, madre de Giuliana, laboraba como secretaria en la oficina de reclutamiento 34-B del Ejército, en el Cuartel Bolívar de Pueblo Libre.
● Todo indica que sí registraba problemas siquiátricos. Recibiótratamiento ambulatorio este año.

● Desde

Giuliana se refugió en los estudios y en los libros. Se convirtió en el primer puesto de su salón con un puntaje promedio de 16.5 en todos sus cursos. Sus autores preferidos: Noam Chomsky y Pablo Neruda. Luego vino la música, el baile. Pocas semanas antes de que acuchillara a su mamá, a inicios de febrero, quedó subcampeona en un concurso de danza del programa‘Habacilar’ de Raúl Romero. Su pareja fue un vecino de San Juan de Miraflores: Stefano Brucceli, de 13 años. Cuando Romero le preguntó en qué distrito vivía, ella dijo: “En San Borja”. Carmen Hilares empezó a recibir tratamiento psicológico ambulatorio porque muchas veces se mostraba agresiva con Giuliana y sus otros dos hijos menores. Pero aún así se daba tiempo para vigilarla. “Su mamá lacuidaba al milímetro. Muchas veces, Giuliana llegaba al extremo de lanzar su ropa en una bolsa por la ventana. Luego bajaba, recogía la bolsa y se cambiaba en la casa de alguna amiga sin que su madre se percatara del asunto”, relató la testigo a CARETAS. En enero se matriculó en el Gold Gym de Chacarilla. Algunos la vieron en el gimnasio los sábados desde las 10 a.m. hasta muy tarde, pero no por amor alos ejercicios. Evitaba cruzarse con su madre. Sin embargo, la noche del sábado 5, en su casa de San Juan de Miraflores, ambas se encontrarían por última vez. NOCHE DE SANGRE A las 8:30 de la noche y tras una siesta reparadora, Giuliana se aprestó a probarse unos pantalones nuevos. Cogió el espejo del baño y prendió la radio a todo volumen. En eso llegó la madre. El relato que Giuliana ofreció...
tracking img