Gorgias

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 149 (37072 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Gorgias o de la retórica de Platón

Interlocutores:
CALLICLES
SÓCRATES
CHAIREFON
GORGIAS
POLOS

CALLICLES.- Dícese, Sócrates, que en la guerra y en el combate es donde hay que encontrarse a tiempo.
SÓCRATES.- ¿Venimos entonces, según se dice, a la fiesta y retrasados?
CALLICLES.- Sí, y a una fiesta deliciosa, porque Gorgias nos ha dicho hace un momento una infinidad de cosas a cuál más bella.SÓCRATES.- Chairefon, a quien aquí ves, es el causante de este retraso, Callicles; nos obligó a detenernos en la plaza.
CHAIREFON.- Nada malo hay en ello, Sócrates; en todo caso remediaré mi culpa. Gorgias es amigo mío, y nos repetirá las mismas cosas que acaba de decir, si quieres, y si lo prefieres lo dejará para otra vez.
CALLICLES.- ¿Qué dices, Chairefon? ¿No tiene Sócrates deseos de escuchar aGorgias?
CHAIREFON.- A esto expresamente hemos venido.
CALLICLES.- Si queréis ir conmigo a mi casa, donde se aloja Gorgias, os expondrá su doctrina.
SÓCRATES.- Te quedo muy reconocido, Callicles, pero ¿tendrá ganas de conversar con nosotros? Quisiera oír de sus labios qué virtud tiene el arte que profesa, qué es lo que promete y qué enseña. Lo demás lo expondrá, como dices, otro día.
CALLICLES.- Lomejor será interrogarle, porque este tema es uno de los que acaba de tratar con nosotros. Decía hace un momento a todos los allí presentes que le interrogaran acerca de la materia que les placiera, alardeando de poder contestar a todas.
SÓCRATES.- Eso me agrada. Interrógale, Chairefon.
CHAIREFON.- ¿Qué le preguntaré?
SÓCRATES.- Lo que es.
CHAIREFON.- ¿Qué quieres decir?
SÓCRATES.- Si su oficiofuera hacer zapatos te contestaría que zapatero. ¿Comprendes lo que pienso?
CHAIREFON.- Lo comprendo y voy a interrogarle. Dime: ¿es cierto lo que asegura Callicles, de que eres capaz de contestar a todas las preguntas que te puedan hacer?
GORGIAS.- Sí, Chairefon; así lo he declarado hace un momento, y añado que desde hace muchos años nadie me ha hecho una pregunta que me fuera desconocida.CHAIREFON.- Siendo así, contestarás con mucha facilidad.
GORGIAS.- De ti depende el hacer la prueba.
POLOS.- Es cierto, pero hazla conmigo, si te parece bien, Chairefon, porque me parece que Gorgias está cansado, pues acaba de hablarnos de muchas cosas.
CHAIREFON.- ¿Qué es esto, Polos? ¿Te haces ilusiones de contestar mejor que Gorgias?
POLOS.- ¿Qué importa con tal de que conteste bastante bien para ti?CHAIREFON.- Nada importa. Contéstame, pues, ya que así lo quieres.
POLOS.- Pregunta.
CHAIREFON.- Es lo que voy a hacer. Si Gorgias fuera hábil en el arte que ejerce su hermano Herodico, ¿qué nombre le daríamos con razón? El mismo que a Herodico, ¿verdad?
POLOS.- Sin duda.
CHAIREFON.- Entonces, con razón, le podríamos llamar médico.
POLOS.- Sí.
CHAIREFON.- Y si estuviera versado en el mismo arte queAristofon, hijo de Agaofon, o que su hermano, ¿qué nombre habría que darle?
POLOS.- El de pintor, evidentemente.
CHAIREFON.- Puesto que es muy hábil en cierto arte, ¿qué nombre será el más a propósito para designarle?
POLOS.- Hay, Chairefon, entre los hombres una porción de artes cuyo descubrimiento ha sido debido a una serie de experiencias, porque la experiencia hace que nuestra vida marchesegún las reglas del Arte, mientras que la inexperiencia la obliga a marchar al azar. Unos están versados en un arte, otros en otro, cada uno a su manera; las artes mejores son patrimonio de los mejores. Gorgias es uno de éstos y el arte que posee la más bella de todas.
SÓCRATES Me parece, Gorgias, que Polos está muy acostumbrado a discurrir, pero no cumple la palabra que ha dado a Chairefon.
GORGIAS.-¿Por qué, Sócrates?
SÓCRATES.- No contesta, me parece, a lo que se le pregunta.
GORGIAS.- Si te parece bien, interrógale tú mismo.
SÓCRATES.- No; pero si le pluguiera responderme, le interrogaría de buena gana, tanto más cuanto que por lo que he podido oír a Polos es evidente que se ha dedicado más a lo que se llama la retórica que al arte de conversar.
POLOS.- ¿Por qué razón, Sócrates?...
tracking img