Gracia soberana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 151 (37548 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Gracia Soberana
por D.L. Moody, 1891 LA GRACIA SOBERANA
SU FUENTE, SU NATURALEZA, Y SUS EFECTOS
POR

D. L. MOODY
“POR GRACIA SOIS SALVOS”. Efesios ii. 8. CON CUATRO “DIÁLOGOS DEL EVANGELIO”. Traducción al español de Adolfo Ricardo Ybarra y Julio José Ybarra © Copyright 2000 Adolfo Ricardo Ybarra y Julio José Ybarra Este texto se encuentra registrado (©) y no puede ser almacenado en BBS ositios de Internet sin el permiso expreso de los titulares del derecho de propiedad. Este texto no puede ser vendido ni puesto solo o con otro material en ningún formato electrónico o impreso en papel para la venta, pero puede ser distribuido gratis por correo electrónico o impreso. Debe dejarse intacto su contenido sin que nada sea removido o cambiado, incluyendo estas aclaraciones.http://users.churchserve.com/latin/lcf

CONTENIDO
Nota Introductoria Capítulo I: La fuente de la gracia Capítulo II: Salvado solamente por la gracia Capítulo III: Poseyendo y “haciendo obrar hacia afuera” Capítulo IV: Gracia abundante para el primero de los pecadores Capítulo V: La ley y la gracia Capítulo VI: Gracia para vivir Capítulo VII: Gracia para servir Capítulo VIII: “Un repicar de las campanas delevangelio” Diálogo I: Que es ser un hijo de Dios Diálogo II: Como volverse un hijo de Dios Diálogo III: Que es ser convertido Diálogo IV: Salvación

NOTA INTRODUCTORIA. EN el ejercicio de su llamado de lo alto, el fiel embajador de Cristo no debe tener ningún escrúpulo para
declarar todo el consejo de Dios, “trazando bien la palabra de verdad”, a todas las clases de oyentes. Él debe advertiral hombre abiertamente malo que si persiste en sus malos caminos, los juicios justos de Dios le darán alcance inevitablemente; él debe desenmascarar al hipócrita; él no debe pronunciar ninguna protesta dubitativa contra los caminos torcidos y desviados del egoísta y el oportunista. Pero si él entra en el Espíritu de su Maestro, ninguna parte de su trabajo público será más acorde o deleitable que laproclamación de la plena,

gratuita, y SOBERANA GRACIA de Dios, manifestada hacia los hombres pecadores en el regalo de Su Hijo Eterno, para ser el Salvador del mundo. Ha sido mi feliz privilegio en los años pasados decir abiertamente, como mejor pude, esta maravillosa historia de la gracia redentora. Las siguientes páginas registran las direcciones que yo he dado en los diversos aspectos deeste gran asunto. Oro a Dios que en su forma impresa ellas puedan servir para ahondar en la mente del lector el aprecio de esta gracia, a la vez tan infinita como tan inmerecida. El capítulo titulado “Un Repicar de las Campanas del Evangelio”, aunque no surge estrictamente del tema general, está en perfecta armonía con él; cada nota repicada está destinada a hacer resonar la invitación de graciapara “Venir” al Dios de toda gracia y ser bendecidos. Los Diálogos que forman la última parte del libro fueron oídos con mucho interés y provecho en algunas de las reuniones de Londres; yo pienso que la lectura de ellos será útil quitando muchos de los estorbos que impiden a los buscadores ansiosos aceptar sin retraso la salvación que Dios en Su gracia ha provisto a los pecadores hijos de loshombres.

D.L. Moody
CAPÍTULO 1. LA FUENTE DE LA GRACIA. HAY algunas palabras con las que nosotros hemos estado bastante familiarizados desde nuestra infancia, y probablemente hay pocas palabras en el idioma inglés que se usen tan a menudo como esta palabra: “GRACIA”. Muchos de ustedes en su mesa dicen “gracia” tres veces por día. Usted raramente va a una iglesia sin oír mencionar la palabra. Ustedraramente lee cualquier parte del Nuevo Testamento, sobre todo las Epístolas, sin encontrar la palabra. Probablemente no haya una palabra en el lenguaje tan poco entendida. Hay muchos que han recibido la gracia de Dios en su corazón, pero que, si fuesen interrogados acerca de lo que la palabra significa serían turbados, desconcertados, e incapaces de decirlo. Yo experimenté la gracia de Dios una...
tracking img