Gracias alas sectas me hice católica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1464 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Y ME ENCONTRE UN TESORO.
El rey Saúl buscaba unas burras y se encontró un reino. A mí me sucedió algo mejor. Yo no buscaba nada y me encontré un inagotable. Mi situación era desesperada. ¿Podrán comprenderme los tranquilos, las dichosas y la gente a laste que todo le va bien? Vacio, depresión, resentimiento, auto desprecio, ganas de morirme, soledad, sentimiento… Estas son algunas de laspalabras que se usan en casos parecidos. Pero, ¡no sirven! Mientras no mastique la pulpa dolorosa del vacío no supe lo que significada esa palabra. ¿Sabes tu lo es caminar hacia ninguna parte porque, el norte y el sur, el este y el oeste no existen? ¿Sabes lo que es envidiar de corazón la existencia de la gata casera o del lorito que más cuya un saludo desde la jaula? Yo, tan amiga de tener lacasa llena de flores, advertí una mañana que rodas mis plantas estaban muertas. Me había olvidado de darles de beber y se me habían ido sin despedirse.
Mis compañeros de trabajo querían animarme, pero su conversación me resultaba lejana y pesada, además de inspirada. Mis familiares, por su parte, no sabían que decirme.
El conflicto había comenzado con mínimos indicios. Pero yo no hacía caso. ¡Esimposible!, me decía. Después germinaron las dudas. Y yo las apartaba como uno espanta, una y otra vez, las obstinadas moscas. Al fin, ante la avalancha de signos evidentes, tuve que abrí los ojos y los oídos. La tormenta estallo por todos los poros de la casa arrancando costumbres y esperanza. El hombre bueno y afectuoso, el hombre de mis sueños el que era mi esposo me estaba traicionando de lamanera más hiriente. Aunque estamos separados y no quiero hablar mal de él, las cosas era irrepables.
Defraudada, deprimida, desorientada, llena de rencor, sin hijos (pues no pude tenerlos), me encerré en mi misma como una caracol que se resguarda del mal tiempo. ¿Qué otra cosa podía hacer? Yo había perdido a mi pequeño “dios” y el mundo se me había eclipsado. Aquella casa encendida, en la que yohabía vivido, era ahora un montón de escombros sombríos. Ningún esfuerzo tenía sentido, y todo me sabía a polvo y a nada.

UNA TARDE DE ABRIL
Una tarde de abril vino a visitarme mi antigua amiga Arcelia. Habíamos sido compañeras de estudio y de aventuras y habíamos mantenido un cierto contacto a lo largo de los años. Ahora ella perteneció a no sé qué Secta de nombre llamativo
-Vístete yarréglate y damos un paseo –me dijo-.
Yo no tenía ganas de sentir ni de ver a nadie. Me insistió tanto, sin embargo, y con tanta amistad, que termine aceptando su invitación, y, al fin, salimos jugando y aquel fue un paseo marco mi existencia para siempre. Fuera, el tiempo estaba apacible sobre nuestra ciudad provinciana. Y la gente iba y venía ajena a mis heridas. Caminamos largo tiempo, más de unahora. De pronto, al dar la vuelta a una calle, me dice Arcelia:
* Mira a dónde me has traído, Hortensia; hemos llegado a un lugar muy querido para mí. En ese templo –y me lo señalaba con la mano – es dónde nos reunimos, y ahora tienen un servicio religioso. Si quieres, entramos un momento y descansamos; y, si no te sientes bien, nos salimos de inmediato.
Arcelia no me engañaba. Yo habíaescogido la dirección del paseo. Y, aunque no deseaba oír sermones, me sentía cansada, no quería desaíras a mi amiga y mi voluntad era débil como tabla carcomida. Así pues, personas, la mayoría mujeres. El “pastor” –yo no sabía cómo lo llamaban- nos dirigió una mirada acogedora, y continuó su plática. Era alto, de mediana edad y de ademanes toscos. Ne sé qué problema habrían tenido, pero hablaba contodo fuerte y quejumbroso. Y leía entre comentario y comentario, fragmentos de la biblia. Recuerdo dos de ellos que luego busqué afanosamente.
“Hasta mi amigo más seguro, en el que yo confiaba, el que compartiría con migo su pan, me trato con desprecio…”. “ Si un enemigo me insultara, sin duda lo soportaría. Pero fuiste tú, mi compañero, mi familiar, aquel con quien me unía una dulce amistad…”....
tracking img