Gracias señor futbol

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (368 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El eco

En un caluroso día de verano, un padre y su hijo caminan por las montañas. De repente, el vástago resbala y cae provocándose una herida en la cabeza. Para su sorpresa, en la lejanamontaña, se oye una misteriosa voz que repite el quejido minutos antes exclamado por el chavito: ¡aaaaaahhhhhh! Intrigado y lleno de curiosidad, el chamaco pregunta: ¿quién está ahí?, a lo que es replicado:¿quién está ahí?
Enojado el niño gritaba una serie de palabras que a la brevedad le eran respondidas. Asustado, el niño pregunta a su padre: ¿qué pasa?, de inmediato el padre replica: “No temas, sóloescucha”. El padre exclama fuertemente: “Te amo hijo”.
Al fondo de la fría montaña se oye una fuerte voz: “Te amo hijo”. El niño está sorprendido, sin entender aún lo que sucede. Al ver la dudareflejada en el rostro de su hijo, el padre se acerca y le explica: Mira hijo, la gente suele llamarlo eco, pero en realidad es la vida, ella te devuelve todo lo que piensas, dices o haces. Esa parte deti que te impulsa, anima y sonríe. Gózalo, vívelo, descubre lo increíble que es vivir.
El padre al ver la dulce mirada de su hijo, le dijo: “Una vez me dijeron que la vida es de momentos, cada unoque pasa ya es historia. En la vida, hijo, todo es diferente, el momento anterior ya pasó, el futuro no sabemos cuándo llegará, lo anterior ya lo dejaste y no va a regresar. En este momento está elfruto de lo que sucederá después.
Así ya habremos sido muy felices, eres una semilla, eres un árbol, sólo una semilla nos ha hecho vibrar, sufrir y llorar, esa semilla es la vida, así que grita todolo que quieras hijo mío, si te responden, eso te dirá que estás vivo.
Tras oír la historia de su padre, el niño cerró los ojos y ambos regresaron felices a casa luego de esta gran aventura.
Al díasiguiente el niño regresó a la montaña y gritó: Gracias por todo señor. Al instante se escuchó al fondo de la montaña: De nada, vive, yo te estaré esperando.

original de Mario Carillo y...
tracking img