Gradresearchsamplequirogarulfo.pdf

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2781 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los dos lados de una misma moneda: Horacio Quiroga y Juan Rulfo
Jesús Echeverría The University of Texas Pan American Diciembre 2006

“Salvo contadas excepciones en que un cuento sale bien sin recurso alguno, todos los restantes se realizan por medio de recetas o trucos de procedimiento al alcance de todos...” (Quiroga, “El Manual del perfecto cuentista” 1189). Como nos explica Quiroga en su“Manual del Perfecto

Cuentista,” el secreto para crear una obra literaria que valga la pena consiste sencillamente en seguir ciertas técnicas, formatos y trucos que anteriormente han demostrado su efectividad cuando utilizados por otros chefs de la literatura. Es decir, prácticamente cualquier persona capaz de seguir una receta y mezclar todos los ingredientes en el orden y en la cantidadapropiada, puede crear un suculento platillo para sus invitados. Aunque a primera vista parecieran tener muy poco en común, Horacio Quiroga y Juan Rulfo comparten mucho más que el prestigio de ser considerados como dos de los mejores o los dos mejores representantes de la literatura latinoamericana por una innumerable cantidad de lectores y críticos. Después de una primer lectura de la obra de HoracioQuiroga titulada “El Hijo” y la obra de Juan Rulfo titulada “¿No oyes ladrar los perros?,” cualquiera afirmaría que aparte de ser autores de cuentos, estos dos escritores no

podrían haber sido más distintos el uno del otro. A continuación, sin embargo, se realizará una investigación más profunda en la cual se demostrará que aunque en cuanto a los aspectos superficiales se refiere, ambas obras ysus autores aparentemente no podrían ser más distintos, al final de cuentas, resultan ser clara y sencillamente los dos lados de la misma moneda. Las similitudes entre ambos escritores no se limitan tan solo a las de origen literario, sino que entran al ámbito de lo personal, incluyendo las experiencias dolorosas y trágicas que ambos escritores tuvieron que presenciar, vivir y aprender asobrellevar a una muy temprana edad. En cuanto a Horacio Quiroga se refiere, María A. Salgado nos explica lo siguiente, “la muerte estuvo siempre presente en su vida...a meses de haber nacido Quiroga, su padre se dio un disparo

accidentalmente...cuando Quiroga llegó a la adolescencia, su padrastro se suicidó. Años después, Quiroga mató a su propio mejor amigo...cuando sus hijos aun eran pequeños, laesposa de Quiroga, Ana María, se suicido...y finalmente, Quiroga termino con su propia vida luego de enterarse de que padecía de una enfermedad incurable” (25-26). Juan Rulfo por su parte no se queda corto en cuanto a la presencia de eventos sumamente trágicos y difíciles de enfrentar y más a tan temprana edad. Rulfo mismo nos cuenta en una entrevista que se le realizó, “Yo tuve una infancia muy dura,muy difícil...Desde mi padre y mi madre, inclusive todos los

hermanos de mi padre fueron asesinados” (J.S. 7). Es interesante notar, que viviendo en diferentes países, los dos escritores comparten el mismo tipo de tragedias, las cuales afectarían y se manifestarían de alguna forma u otra en sus vidas, incluyendo en sus obras, años más tarde. Entrando a las obras mismas, una característica quees notable a lo largo de ambas es la presencia de la ambigüedad. En el caso del cuento de Quiroga, se nos da a saber cómo lectores, que el padre “sufre desde hace un tiempo de alucinaciones” (507). De ahí en adelante el lector no cuidadoso puede caer en la trampa de olvidarse de este aparentemente insignificante detalle y a consecuencia tomar todo lo que el padre dice como la verdad. Por otraparte, habiendo leído el cuento más cuidadosamente nos damos cuenta de que desde ese punto en adelante no se le puede creer plenamente todo lo que diga el padre. Por supuesto, la ambigüedad más obvia, que en primer instancia parecería una mentira deliberada, se encuentra hacia el final del cuento, hasta el comienzo del último párrafo, cuando nos informa a los lectores, que el padre en realidad...
tracking img