Granell y rubia barcia: correspondencia entre dos almas gemelas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6167 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
GRANELL Y RUBIA BARCIA: CORRESPONDENCIA ENTRE DOS ALMAS GEMELAS
Javier Herrera

Festín durante la peste es el título de una obra teatral de Alexander Pushkin que José Rubia Barcia utiliza en su crítica de La novela del indio Tupinamba de Eugenio F. Granell publicada en el número del 20 de mayo de 1960 en España Libre, el órgano de resistencia antifranquista de las Sociedades HispánicasConfederadas de los Estados Unidos de América, que editaba José Castilla en Nueva York y en el que Granell colaboraba con gran entusiasmo desde su llegada a la ciudad de los rascacielos. En dicho texto –recogido en su obra Prosas de razón y hiel (Caracas: Casuz Editores, 1976, pp. 94-99) – rememora Rubia Barcia la nochebuena de 1936 en la que Granell junto a un puñado de amigos, la mayoría gallegos,cenaron en un piso de la calle madrileña Narvaez un “pobre caldo o sopa” regado con vino mientras “los obuses de la artillería enemiga, con la previa bendición de la iglesia, silbaban por encima de tejados y torres acallando los gritos de paz del Cristo que pretendían representar”. Tras esa noche, cada uno siguió por derroteros distintos hasta que no muchos años después, en 1940, Granell, residenteentonces en Ciudad Trujillo, localiza a Rubia en La Habana y a través del también crítico Vicente Llorens le hace llegar una carta cuya contestación se conserva. En ella, Rubia Barcia, tras experimentar “una de las sorpresas más agradables que he recibido en mi vida”, le comenta la situación catastrófica que vive en la isla, extensiva al resto de exiliados (cita a Tobío y López Durá), por lo quese está planteando marcharse a otro sitio. Pero esa carta, escrita a máquina con cinta de tinta azul y rubricada con unas frases escritas con su caligrafía casi ilegible, es una isla epistolar –como las caribeñas en las que ambos entonces sobrevivían– dentro del centenar y medio de cartas que nos han llegado pues hasta un 18 de agosto de 1956, ubicados ya en sus respectivos lugares de residenciadefinitivos en los Estados Unidos de América –Granell a caballo entre Puerto Rico y Nueva York y Rubia Barcia ya afincado en Los Angeles– no volvemos a encontrarlos de nuevo reunidos, pero esta vez será ya con una cierta regularidad hasta completar una serie que llega hasta 1993.
Es un extraño placer, en plena época de comunicaciones interpersonales ultrarápidas y de tan variados grados deinteligibilidad (sms, mail, chat, skype –que harían las delicias sarcásticas de Granell), seguir con todo detalle y durante tan largo período, la trayectoria vital compartida de dos seres humanos – “almas gemelas” según ellos mismos se autodenominan en más de una ocasión– en los más variados aspectos en los que la vida puede manifestarse y darse a conocer a otro. Es por ello que la carta ha sidoconsiderada hasta ahora, a la par que por su categoría intrinseca como género literario, también como documento inapreciable no sólo para ayudar a perfilar la personalidad, ideario y avatares de su autor sino como testimonio de relaciones amistosas y personales de gran importancia para el conocimiento de hechos y situaciones históricas comunes. Desde ese punto de vista la particularidad de lacorrespondencia (habría que usar este término en su doble acepción) entre Granell y Rubia Barcia consiste en aunar de un modo armónico la comunicación de noticias de índole personal y profesional y las referencias de todo tipo acerca de familiares y de amigos junto a una serie de comentarios o incluso reflexiones críticas, teóricas, políticas o filosóficas acerca de las más variadas cuestiones, entre lasque destacan por encima de todo las obsesiones típicas del exiliado, en muchas ocasiones mutuamente imbricadas: la inadaptación al lugar de acogida, la distancia y la imposibilidad de verse, España y todo lo español, el galleguismo, la marcha del mundo y de la sociedad, la situación de los demás compañeros exiliados..., de tal modo que si siguiéramos una lectura cronológica veríamos cómo la...
tracking img