Gritos del alma

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 196 (48859 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
 

Dedicatoria   
    Para todas las personas que leyeron  esta novela durante el transcurso que fue naciendo  una y otra vez, ¡miles de gracias!  Porque sin su apoyo,   esto en verdad, no habría sido posible  ¡Lo logramos!        Para mi editora auto asignada  Primis, alter ego, forera, y demás personalidades  En verdad no sé de donde nació tanto amor  Pero aún así, miles de besos cariño,  Porque tú fuiste la primera  Gracias por tus consejos, y   a pesar de nuestras guerras,  discusiones, pleitos, diferencias…,   ¡Vaya! Y aun así,    Te  quiero      Y para mis amigas INTIEMPALES,   gracias chicas, por esas sonrisas   y esos maravillosos momentos,   que aunque sean a tales horas de la madrugada  ha valido la pena cada desvelo.  Esas amigas que aunque   no están a la vuelta de la esquina  están al prender la computadora  chicas, ¡que viva el amor INTIEMPAL!  Ailoviuu chuu           

     

INDICE 
      Prólogo: El comienzo  Capitulo 1: La llamada  Capitulo 2: Confesiones  Capitulo 3: Cambiando las reglas  Capitulo 4: Recuerdos de una trágica noche  Capitulo 5: Después de la tormenta… llegan las consecuencias  Capitulo 6: AL final del día  Capitulo 7: Decisiones Capitulo 8: Promesas olvidadas  Capitulo 9: Dilemas y toma de decisiones  Capitulo 10: Entrevista con el Diablo  Capitulo 11: La despedida  Capitulo 12: En el presente  Capitulo 13: Regreso a casa  Capitulo 14: Reencuentro y Nuevas visitas  Capitulo 15: Revelaciones  Capitulo 16: El agua que fluye  Capitulo 17: Sin título 

Capitulo 18: Soledad y Nostalgia  Capitulo 19: Juntos otra vez Capitulo 20: Luz de Luna  Capitulo 21: Luz de Luna  Capitulo 22: La rosa blanca  Capitulo 23: Tranquilidad  Capitulo 24: Relaciones  Capitulo 25: “Mi pequeña guerrera…”   Capitulo 26: La espera  Capitulo 27: Un favor  Capitulo 28: Ir al encuentro  Capitulo 29: Gritos del Alma  Capitulo 30: Mary Ann  Capitulo 31: Disculpa y Olvido  Capitulo 32: Buenas nuevas  Capitulo 33: Su primer beso  Capitulo 34: A corazón abierto Capitulo 35: Votos y promesas  Epilogo: El ramo de novia 

 

 

Prologó    El comienzo 
        El  resplandor  de  aquel  relámpago  seguido  del  estridente  sonido,  hizo  que  Ariana  levantara  la  vista.  Estaba  despierta,  con  la  mirada  hacia  la  ventana,  viendo  pero  no  observando,  solo  siendo  una  espectadora  de  lo  que  pasaba  afuera.  Ariana  era  conciente  de como  las  gotas  de  lluvia  chocaban  contra  la  ventanilla, y se deslizaban por ella. El cielo estaba llorando, mientras que ella ya  no podía.   Hacia mucho tiempo, Ariana se había hecho el juramento de que jamás verían  correr  lágrimas  de  sus  ojos,  y  mucho  menos,  que  nadie  la  vería  sufrir.    Solo  había  hecho  una  excepción,  hace  ya,  muchos  años.  En  el  funeral  de  su padre.  Pero  después  de eso,  jamás  había  vuelto  a  llorar.  Hasta  aquella  noche  anoche,  hasta aquella llamada… cuando el infierno se había desatado.   Ariana solo quería gritar, pero tenía un nudo en la garganta. Los recuerdos que  alguna  vez  había  dejado  atrás  regresaron.  Tantas  cosas,  tantos  sueños,  tantos  rostros…. Y ahora, en ese momento, tenía la sensación de que algo presionaba contra su  pecho. Se acomodó en el asiento del avión, y su mirada se posó  en los asientos  que estaban adelante. Todo mundo dormía menos ella. Siempre había sida una  de  esas  personas,  que  cuando  viajaba  se  dormía  en  el  primer  momento.    Solo  tenía que colocar su cabecita en el respaldo, y dejaba este mundo, para entrar en el de Morfeo. Y tuvo la vaga ilusión de que eso pasaría una vez que subiera al  avión, de que su mente se sumiera en sueños y dejara de pensar, de recordar.   Ilusa de mí, pensó. Ella solo quería despejar su mente, descansar. Y solo esperar  hasta que  llegase a su destino, era ahí cuando ella empezaría a verdaderamente  preocuparse.  

La  tensión  que  recorría  todo  su  cuerpo,  era  terrible,  y  por  lo  visto  hasta  la ...
tracking img