Guía cooperativas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1325 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
RECUPERAR LA VISIÓN COLECTIVA

Ahora que el mundo se “globaliza”, curiosamente, tenemos una visión global más pobre, aparentemente incapaces de ver el todo, solo vemos la parte… nuestra parte. Creo que hemos atomizado nuestra vida en tal grado que la visión colectiva sólo resucita a ráfagas cuando nos dan las estadísticas multitudinarias de parados y poco más. Claro, así las causas colectivaspierden toda su fuerza, ¿para qué participar y luchar para esa gente “invisible”? Nos quedamos en el sillón contemplando por la pantalla esa realidad tan poco deseable que asola el mundo… el mundo ajeno, que sólo nos preocupa de verdad cuando nos alcanza a nosotros. Nos escandalizamos cada vez menos ante la vulneración de nuestros propios derechos, y no digamos cuando son los de los demás.Participamos poco o nada justo ahora que tantos canales de participación social tenemos (al menos en las formas) para ejercer responsablemente nuestras reivindicaciones ciudadanas velando por el cumplimiento de estos derechos… Ahora que podemos proponer en libertad… bueno, podemos proponer y reclamar libremente, aunque eso no significa que seamos siempre escuchados. ¿Podría ser esa la causa de nuestroinmovilismo generalizado? ¿Nos hemos acostumbrado tanto a la sordera de los políticos que nuestra respuesta es el mutismo casi absoluto en lugar de elevar la voz para sortear el espectro de lo que les resulta inaudible? Guauuu... Lo mismo no están sordos nuestros políticos, quizá es que estamos demasiado callados/as y sea fácil hacer oídos sordos para esquivar el leve rumor de un pueblo con unespíritu débil y servil a las promesas… Débil, porque ha ido perdiendo su gran fuerza de cohesión comunitaria, y también servil, porque se doblega ante las promesas que nos contentan mediocremente ofreciéndonos soluciones individuales para la supervivencia, conformándonos así nos enajenan de la visión y el deseo de un bien colectivo superior a los parches individuales… pero hay que ver cómo tira loindividual en un mundo fragmentado por “lo mío es mío” y “el ahora es lo único que cuenta”… así ni hay conciencia de grupo ni de futuro… así, que las generaciones venideras se busquen sus propias soluciones ellas solitas con el trocito de mundo que les dejemos sano. Participamos menos, más como usuarios pasivos que consumen conformistas que como parte de una sociedad activa que construye su propiomundo… Y sí, para los políticos existimos, no hay que ser tan cafre! Estamos presentes como cuotas de voto instrumentalizables a su servicio, al servicio del poder. Bueno, quizá todos los políticos no sean iguales… Pero nosotros sí que hemos olvidado (posiblemente nos reseteó el cerebro tanto “Gran Hermano”) que el poder reside en nosotros y nosotras, el pueblo, y que nuestros políticos simplementeestán para garantizar que el ejercicio de los derechos de los ciudadanos se cumple para todos/as en igualdad de condiciones… o eso creo desde la “ingenuidad”… Es “ingenuo”, porque es lo que debería ser pero no es… y en vez de decir: “qué cabronada que no sea así”, suelen decir: “qué ingenuidad la tuya, ya te la curará el tiempo”… ¿El tiempo me curará, o me resignará, como pasa en el mundo en planepidemia incurable? No quiero curarme, entonces, de esta “ingenuidad”. Según lo entiendo, ese “dejar estar como está”, el rendirse por anticipado, esa sociedad de “autómatas” sin voz que sólo tienen el poder del voto cada 4 años (si se ejerce) consigue que estemos en manos de los que nos gobiernen, al antojo de sus caprichos electoralistas. Y podemos hacer cuentas sencillas: sentido críticociudadano = cero + conciencia social = cero + comunicación entre ciudadanos y organización para la acción social = cero… Pues sólo queda asumirlo, si lo anterior es cero, la suma de todo, lo que mediría realmente el empoderamiento ciudadano, sería un cero patatero…. Y no hemos metido en la contabilidad los números negativos, esas fuerzas que restan, como la intención de boicotear y la falta de voluntad...
tracking img