Guay

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2376 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las raíces del nacionalismo estadounidense

El belicismo unilateral de George W. Bush niega los principios morales de la Declaración de la Independencia, constitutiva de EE. UU. como nación. Sus raíces pueden rastrearse en la imagen que ese país cultiva de sí mismo como ente moral llamado a implantar el bien en un mundo corrupto. Ese espíritu milenarista confluye con los intereses delexpansionismo capitalista. Hoy, la retórica patriótica se sustenta en la parálisis de la oposición y en la necesidad de un consenso que oculte la evidencia del carácter criminal de buena parte de las actividades financieras.

Cuando Abraham Lincoln fue reelecto en 1864, Karl Marx lo felicitó en nombre de la International Workingmen’s Association1. Charles Francis Adams, por entonces ministro del gobiernoestadounidense, le respondió con estas palabras: “El gobierno de Estados Unidos es plenamente consciente de que su política no es, y nunca deberá ser, reaccionaria. No obstante, debemos mantener la dirección que siempre hemos tomado, es decir, abstenernos de toda propaganda e intervenciones ilegales en el exterior. Nuestros principios nos exigen aplicar la misma justicia a todos los seres humanosy a todos los Estados, y contamos con las consecuencias beneficiosas de nuestros esfuerzos para obtener el apoyo de nuestros conciudadanos, así como el respeto y la amistad del mundo entero”. La frase de George W. Bush, “Están con nosotros o en contra de nosotros”, hace suponer que el partido de Lincoln ha cambiado. ¿Cómo y por qué?

El nacionalismo estadounidense siempre osciló entre unpragmatismo brutal y un idealismo retórico que los defensores del pragmatismo explotaron con cinismo, puesto que representa un peligro para ellos. En efecto, ¿qué pasaría si los ciudadanos le tomaran la palabra al progresismo de la Declaración de la Independencia? La descripción que hace Alexis de Tocqueville de Estados Unidos, esa nación que se debate entre regionalismo y movilidad, materialismo yreligiosidad, privatización y nacionalismo arrogante, conserva actualidad. Es la república comercial condenada por Thomas Jefferson al morir en 1826, cinco años antes del viaje de Tocqueville. Jefferson y sus descendientes querían retomar el universalismo redentor de la Declaración de la Independencia. Pero si ésta continúa forjando la imagen que la nación se hace de sí misma, es menos bajo la formade una memoria colectiva que de una religión. O más bien de una secta en la que, para ser miembro, basta con aceptar sus principios: esto hizo posible la integración, aunque imperfecta, de católicos y protestantes, gentiles y judíos, blancos y negros, europeos, latinos y asiáticos.

El nuevo gobierno practica una mezcla de géneros surrealista. La administración de George W. Bush exige laaplicación de los derechos personales en Irán, pero solicita a los tribunales detener sus acciones contra la transnacional Exxon, acusada de complicidad con la represión en Indonesia. Quienes recuerden el estalinismo, reconocerán estos síntomas. Sin embargo, Stalin no tenía esa capacidad de formar a la opinión pública, que el capitalismo estadounidense perfecciona desde hace un siglo. El gobierno de Bushsurge de una élite cuyo cinismo se condice con esta época post-moral, acostumbrada desde hace tiempo a comprar a la opinión pública y a los responsables políticos, tanto en Estados Unidos como en el exterior. El régimen actual cuenta asimismo con el apoyo de los protestantes fundamentalistas, esos fanáticos convencidos de que Estados Unidos cumple un papel principal en la lucha bíblica del biencontra el mal y que se basan en la certeza de que este país debe dirigir el mundo2.

El Estado providencia militarizado

¿Cómo se llega a esta situación, luego de la relativa modernidad del gobierno de Clinton, que había logrado la cooperación del capital transnacional, predicado una supremacía de Estados Unidos más moderada, invitado a las élites extranjeras a participar de las decisiones y...
tracking img