Guerra en el paraiso

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (668 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Guerrillero? ­preguntó sonriente el general Cuenca Díaz, en el Colegio Militar, mientras los asistentes a una ceremonia de clausura de conferencias conversaban en el vestíbulo­. ¿Genaro Vázquez Rojasguerrillero? No, hombre. No pasa de ser un delincuente.

Pero el ejército está en una campaña militar formal contra el grupo de Genaro Vázquez Rojas, ¿no es así? ­preguntó alguién más.

Elgeneral se ajustó los gruesos lentes con la mano derecha y endureció su rostro.

El ejército en Guerrero sólo desempeña actividades sociales. Lleva alimentos, medicinas, agua, a los lugares más remotos dela sierra. Esa es nuestra labor. Porque en Guerrero nadie apoya a Vázquez Rojas. El conoce bien la sierra y se mueve de un sitio a otro, como bandido.

Los periodistas acercaban grabadorasportátiles al militar. Un asistente pidió que abrieran paso para que otros oficiales abandonaran el recinto. El general Cuenca Díaz volvió a caminar. Sobresalía en el grupo de periodistas. Alto, con losgruesos lentes que brillaban con las luces.

Hemos comprobado que el pueblo de Guerrero no está con Genaro ­volvió a decir cuando se detuvo a responder a otro periodista­. Lo que sucede es que en algunasregiones le temen y por ello le prestan ayuda. Pero ningún gatillero como él puede ser popular. Además, se le están cortando todos los caminos de huida. Se arrestó a la mayoría de sus cómplices y haperdido ya los medios por los que obtenía dinero.

Con un movimiento de la mano derecha se ajustó nuevamente los anteojos y siguió avanzando.

***

Mire, amigo, nadie puede pensar igual en estosasuntos y en ningún otro. Pero de ahí a que yo disienta de las opiniones que expresó ayer el general Cuenca Díaz, hay mucha distancia ­contestó al periodista el senador Rubén Figueroa en el salón desesiones del Senado de la República, en la ciudad de México­. Lo que yo puedo decir es que si en Guerrero hubiera habido una política de conciliación, posiblemente no estaríamos lamentándonos ahora...
tracking img