Guerra fria eric hoswadson capitulo vii

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 63 (15724 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capítulo VIII
LA GUERRA FRÍA
Aunque la Rusia de los soviets pretende extender su influencia por todos los medios a su alcance, la revolución a escala mundial ya no forma parte de su programa, y no existe ningún elemento en la situacióninterna de la Unión que pueda promover el retorno a las antigua tradiciones revolucionarias. Cualquier comparación entre la amenaza de la Alemania de antes de laguerra y la amenaza soviética actual debe tener en cuenta... diferencias fundamentales... Así pues, el riesgo de una catástrofe repentina es mucho menor con los rusos que con los
alemanes.
FRANK ROBERTS,Embajada británica en Moscú,
al Foreign Office, Londres, 1946
(Jensen, 1991, p. 56)
La economía de guerra les facilita una posición cómoda a decenas
de miles de burócratas vestidos deuniforme o de paisano que van a la
oficina cada día a construir armas atómicas o a planificar la guerra
atómica; a millones de trabajadores cuyos puestos de trabajo dependen
del sistema de terrorismo nuclear; a científicos e ingenieros pagados
para buscar la «solución tecnológica» definitiva que proporcione una
seguridad absoluta; a contratistas que no quieren dejar pasar la ocasión
de obtenerbeneficios fáciles; a guerreros intelectuales que venden
amenazas y bendicen guerras.
RICHARD BARNET (1981, p. 97)

Los cuarenta y cinco años transcurridos entre la explosión de las bombas
atómicas y el fin de la Unión Soviética no constituyen un período de la historia
universal homogéneo y único. Tal como veremos en los capítulos siguientes, se
dividen en dos mitades, una a cada lado del hitoque representan los primeros años
setenta (véanse los capítulos IX y XIV). Sin embargo, la historia del periodo en su
conjunto siguió un patrón único marcado por la peculiar situación internacional que
lo dominó hasta la caída de la URSS: el enfrentamiento constante de las dos
superpotencias surgidas de la segunda guerra mundial, la denominada «guerra fría».
La segunda guerra mundial apenashabía acabado cuando la humanidad se
precipitó en lo que sería razonable considerar una tercera guerra mundial, aunque
muy singular; y es que, tal como dijo el gran filósofo Thomas Hobbes, «La guerra no
consiste sólo en batallas, o en la acción de luchar, sino que es un lapso de tiempo
durante el cual la voluntad de entrar en combate es suficientemente conocida»
(Hobbes, capítulo 13). Laguerra fría entre los dos bandos de los Estados Unidos y la
URSS, con sus respectivos aliados, que dominó por completo el escenario
internacional de la segunda mitad del siglo XX, fue sin lugar a dudas un lapso de
tiempo así. Generaciones enteras crecieron bajo la amenaza de un conflicto nuclear
global que. tal como creían muchos, podía estallar en cualquier momento y arrasar a
la humanidad. Enrealidad, aun a los que no creían que cualquiera de los dos bandos
tuviera intención de atacar al otro les resultaba difícil no caer en el pesimismo, ya
que la ley de Murphy es una de las generalizaciones que mejor cuadran al ser
humano («Si algo puede ir mal, irá mal»). Con el correr del tiempo, cada vez había
más cosas que podían ir mal, tanto política como tecnológicamente, en unenfrentamiento nuclear permanente basado en la premisa de que sólo el miedo a la
«destrucción mutua asegurada» (acertadamente resumida en inglés con el acrónimo
MAD, «loco») impediría a cualquiera de los dos bandos dar la señal, siempre a
punto, de la destrucción planificada de la civilización. No llegó a suceder, pero
durante cuarenta años fue una posibilidad cotidiana.
La singularidad de la guerrafría estribaba en que, objetivamente hablando, no
había ningún peligro inminente de guerra mundial. Más aún: pese a la retórica
apocalíptica de ambos bandos, sobre todo del lado norteamericano, los gobiernos de
ambas superpotencias aceptaron el reparto global de fuerzas establecido al final de la
segunda guerra mundial, lo que suponía un equilibrio de poderes muy desigual pero
indiscutido. La...
tracking img