Guión para tres actrices "la casa de bernarda de alba"

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2685 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 10 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA CASA DE BERNARDA ALBA

ACTO PRIMERO
MARTIRIO: Ya tengo el doble de esas campanas metido entre las sienes.
ANGUSTIAS: Llevan ya más de dos horas de gori-gori. Han venido curas de todos los pueblos. La iglesia está hermosa. En el primer responso se desmayó Magdalena.
MARTIRIO: Era la que más quería a mi padre. ¡Ay gracias a Dios que estamos solas un poco! Yo he venido a comer.
ANGUSTIAS:¡Si te viera mi madre!
MARTIRIO: ¡Quisiera que ahora, como no come ella, que todas nos muriéramos de hambre! ¡Madona! ¡Dominante! ¡Pero se fastidia!
ANGUSTIAS: Tirana de todos los que la rodean. Es capaz de sentarse encima de tu corazón y ver cómo te mueres durante un año sin que se le cierre esa sonrisa fría que lleva en su maldita cara.
MARTIRIO: Ella, la más aseada; ella la más decente;ella, la más alta. ¡Buen descanso ganó mi pobre padre!.
ANGUSTIAS: Han venido todos nuestros parientes.
MARTIRIO: Los de ella. La gente de mi padre la odian. Vinieron a verlo muerto y le hicieron la cruz.
(Aparece Bernarda)
BERNARDA: ¡Silencio!. Menos murmuros y más obras. Debían haber procurado que todo estuviera más limpio para recibir el duelo. Niña, dame el abanico.
ANGUSTIAS: Tome usted.(Le da un abanico redondo con flores rojas y verdes)
BERNARDA: (Arrojando EL abanico al suelo) ¿Es éste el abanico que se da a unan viuda?. Dame uno negro y aprende a respetar a tu padre.
MARTIRIO: Tome usted el mío.
BERNARDA: ¿Y tú?
MARTIRIO: Yo no tengo calor
BERNARDA: Pues busca otro, que te hará falta. En ocho años que dure el luto no ha de entrar en esta casa el viento de la calle.Haremos cuenta que hemos tapiado con ladrillos puertas y ventanas. Así pasó en casa de mi padre y en casa de mi abuelo. Mientras, podéis empezar a bordar el ajuar. En el arca tengo veinte piezas de hilo con las que podréis cortar sábanas y embozos. Martirio puede bordarlas.
MARTIRIO: Lo mismo me da.
ANGUSTIAS: Si no quieres bordarlas, Irán sin bordados. Así las tuyas lucirán más.
MARTIRIO: Ni lasmías ni las vuestras. Se que yo no me voy a casar. Prefiero llevar sacos al molino. Todo menos estar sentada días y días dentro de esta sala obscura.
BERNARDA: Eso tiene ser mujer.
MARTIRIO: Malditas sean las mujeres.
BERNARDA: Aquí se hace lo que mando yo. Ya no puedes ir con el cuento a tu padre. Hilo y aguja para las hembras. Látigo y mula para el varón. Eso tiene la gente que nace conposibilidades. (Furiosa) ¡Angustias! ¡Angustias!
ANGSTIAS: ¿Qué manda usted?
BERNRADA: ¿Qué mirabas y a quién?
ANGUSTIAS: A nadie.
BERNARDA (Avanzando y golpeándola) ¡Suave! ¡Dulzarrona!
MARTIRIO: ¡Madre, cálmate! (La sujeta ) (Angustias sale llorando). Ella lo ha hecho sin dar alcance a lo que hacía.
BERNARDA: Esa sale a sus tías, blandas y untuosas y que ponían ojos de carnero al piropo decualquier barberillo. ¡Cuánto hay que sufrir y luchar para hacer que las personas sean decentes y no tiren al monte demasiado!
MARTIRIO: ¡Madre! Es que nosotras ya estamos en edad de merecer! Demasiada poca guerra te damos. Angustias ya debe tener mucho más de treinta y cinco. Y nunca ha tenido novio.
BERNARDA (Furiosa) ¡No ha tenido novio ninguna, ni les hace falta! Pueden pasarse muy bien. Nohay cien leguas a la redonda quien se pueda acercar a ustedes. Los hombres de aquí no son de su clase. ¿Es que quieres que las entregue a cualquier gañan?
MARTIRIO: ¡Ah! Ya se comenta por el pueblo. Pepe el Romano viene a casarse con Angustias. Anoche estuvo rondando la casa y creo pronto ya va a mandar un emisario.
BERNRADA: Pepe El Romano tiene veinticinco años y es el mejor tipo de todosestos contornos.
MARTIRIO: Si viniera por el tipo de Angustias, por Angustias como mujer, yo me alegraría, pero viene por el dinero. Aunque Angustias es mi hermana, aquí estamos en familia y reconocemos que está vieja enfermiza y que siempre ha sido la que ha tenido menos méritos de todas nosotras. Porque si con veinte años parecía un palo vestido, ¡que será ahora que tiene cuarenta!
BERNARDA:...
tracking img