Guia 2 de lectura español septimo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3549 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
GUIA 2 DE LECTURA SEPTIMO GRADO
DOCENTE: JUAN CARLOS ESPINOSA MORA
EVALUACION PRUEBA SABER (septimo tiene prueba saber en el 2012)
Lee muy bien detenidamente, concentrate sera necesario que leas varias veces para poder salir de dudas, en la prueba saber tienes 1 minuto por pregunta y solo …aqui tendras el tiempo suficiente para contestar y con ayuda de un compañero.
Ojo …pilas aquí pondrase juego todas todas habilidades que tienes para analizar, interpretar, argumentar lo que piensas, para proponer desde lo que sabes, para solucionar las adversidades que se te presenten … recuerda solo tu tendras que afrontar de la manera mas inteligente las cumbres borrascosas del efuerzo y los peldaños para llegar a la cumbre… el éxito, tus sueños y tus metas… no olvides los mas pilosos como tusiempre seran los mejores y la felicidad les embargara el alma por siempre. NOTA: la pareja que mas respuestas correctas tenga en todas las lecturas de esta guia cambiara la nota mas baja por un superior, no den ni se dejen copiar de otros… recuerda es una competencia que solo ganan los mejores como usted y tu compañero.
LECTURA 47 LA CIUDAD Y LAS ESTRELLAS
Como una joya resplandeciente, laciudad descanzaba sobre el Corazón del desierto. Una vez, conoció el cambio y la alteración, pero ahora el TIEMPO habia transcurriendo, La noche y el día tenían sus efectos sobre la superficie del desierto; pero en las calles de Diaspar, siempre era de día, y jamás llegaba la oscuridad. Las largas noches del invierno podían salpicar la arena del desierto con la escarcha y el rocío, procedente aún dela leve capa atmosférica que todavía quedaba en la Tierra, congelada, pero la ciudad no conocía ni el frío ni el calor No tenía el menor contacto con el mundo exterior; era un universo en sí misma. Los hombres, habían construido ciudades antes; pero jamás una ciudad como aquélla. Algunas habían permanecido durante siglos, algunas incluso por milenios, antes de que el Tiempo ubiera barrido susnombres de la superficie terrestre. Sólo Diaspar había desafiado a la eternidad, defendiéndose a sí misma y protegiéndoce y escudándose contra la lenta erosión de las edades, el embate de la decadencia y la corrosión y la herrumbre. Desde que se construyó la ciudad, los océanos de la Tierra habían desaparecido y el desierto se extendio por el globo entero. Las húltimas montañas se habían idoerosionando y deshaciendo hasta convertirse en polvo por los vientos y las lluvias, y el resto del mundo era ya demasiado débil en sus fuerzas naturales para ceguir atacándola. La ciudad vivía al margen de todo cuidado; la Tierra había desaparesido prácticamente hundida en todo su glorioso esplendor pasado y Diaspar seguía y seguirla protegiendo a los ijos de sus constructores, sosteniéndoles, dándoles viday conservando sus tesoros en seguridad por el transcurso de los tiempos. Sus habitantes habían ya olvidado muchas cozas; pero no importaba. Estaban tan perfectamente adaptados y encajados a su entorno vital, ya que así habia sido diseñado y construido. Lo que existiese más allá de las murallas de la ciudad era algo que ya no importaba a nadie, sencillamente constituía algo para lo que sus mentespermanecían absolutamente cerradas. Diaspar era cuanto existía, todo cuanto necesitaban, todo cuanto se podía imaginar. Tampoco importaba en absoluto que el Hombre hubiese llegado una vez a dominar las estrellas. Con todo, los viejos mitos surgían de tanto en tanto, para fascinarles con su misterioso atractivo, ante el que se estremecían con cierto malestar, recordando las leyendas del Imperio,cuando Diaspar era joven y hacía sircular su sangre por el Universo del que había recogido la vida y las riquezas, procedentes del comercio con muchos sistemas solares alejados en el Cosmos Nadie quería volver a los viejos días, puesto que se hallaban contentos y felices en su eterno otoño. Las glorias de la pasada grandeza del Imperio pertenecían al pasado, y allí podían quedarse para siempre, ya...
tracking img