Guia metodologica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 173 (43052 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Guía Metodológica Vocacional XII










LA CONFIANZA EN LA INICIATIVA DE DIOS

Y

LA RESPUESTA HUMANA







“…La vocación al sacerdocio y a la vida consagrada constituye un especial don divino…”

(Mensaje de Su Santidad Benedicto XVI, para la XLVI
Jornada Mundial de Oración por lasVocaciones)








PRESENTACIÓN



“No me elegisteis vosotros a mí;
fui yo quien os elegí a vosotros.
Y os he destinado para que vayáis y
deis fruto abundante y duradero” (Jn 15,6).



“La vocación, al Sacerdocio y a la Vida Consagrada, constituye un don especial, don divino que se inserta en el amplio proyecto de amor y de salvación que Dios tiene sobre cada hombre y sobre lahumanidad entera”.

Reflexionando sobre el misterio salvador en el caso de la vocación nos encontramos con dos realidades: por una parte la iniciativa divina: “El, nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo, para que fuésemos santos e irreprochables ante El, por el amor” (Ef. 1,4) y por otra la respuesta del hombre, nuestra respuesta al llamado que Dios nos hace: “Y percibí lavoz del Señor que decía: “¿A quién enviaré?, ¿y quién irá de parte nuestra?” . Dije: “Heme aquí envíame”…” (Is 6, 8).

Efectivamente, pensando en la elección divina, no hay nada en el ser humano que obligue a Dios a salvarnos. Dios no tiene deudas con nosotros, sino nosotros con Él. Dios nos salva por su propia iniciativa y por su propia voluntad. Esta realidad queda expresada en su amor pornosotros. “Porque mientras aún éramos débiles, a su tiempo Cristo murió por los impíos. Porque a duras penas habrá alguien que muera por un justo, aunque tal vez alguno se atreva a morir por el bueno. Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Rm 5:6-8). “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todoaquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna” (1 Jn. 4,10).

Dios al llamarnos se vale de muchos medios, El, hace llegar su llamado a través de diversos canales, que pueden ser personales: los papás, un amigo, un sacerdote; o acontecimientos: una misa, una jornada vocacional, un familiar que fallece, una guerra que estalla, etcétera, o a través de circunstancias: una novia que nuncallegó, una carrera que no satisface, etc. Y ¿a quienes llama Dios?; El, llama a los que quiere, ya el Evangelista San Marcos lo dice con toda claridad al hablar de la elección de los doce “subió al monte y llamó a los que él quiso” (Mc 3, 13), aun a la vez ponerse a pensar que los criterios de Dios no son los nuestros. Su llamada no es necesariamente a los más capaces, a los más inteligentes, a losmás astutos o a los más fuertes, sino a los que quiere, por puro don gratuito. Pues, en una vocación consagrada se descubre el Don Divino, a quien llama y a través de él a la humanidad. En esta llamada está en juego un movimiento del amor divino, que elige, sin méritos previos por puro amor. Nuestra actitud, ante este Don y Misterio ha de ser de agradecimiento, de humildad y de confianza. Notratemos de entender el misterio, porque los misterios no se entienden, se paladean... en el silencio, en la contemplación.



Nuestra respuesta: por tal predilección nos queda responder a su llamado con lo poco que podamos, en realidad nunca podemos mucho; con nuestras limitaciones, achaques y frustraciones; y también con nuestras capacidades, energías y realizaciones, con la humildad de quienreconoce que en sí mismo no encuentra nada bueno que no haya recibido y con la confianza de quien sabe que todo lo puede en aquel que lo conforta; porque, además, en esta respuesta no está sólo el granito de arena que ponemos nosotros, está ante todo y sobre todo la potencia arrolladora de la gracia, que eleva la naturaleza, cuando ésta se dispone y es capaz de hacer maravillas, porque todo lo...
tracking img