Guion cumbres borrascosas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2349 palabras )
  • Descarga(s) : 41
  • Publicado : 22 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
El ser humano es tornadizo como una veleta. Yo, que había resuelto mantenerme al margen de toda sociedad humana y que agradecía a mi buena estrella el haber venido a parar a un sitio donde mis propósitos podían realizarse plenamente; yo, desdichado de mí, me vi obligado a arriar bandera después de aburrirme mortalmente durante toda la tarde, y, pretextando interés por conocer detalles relativos ami alojamiento, pedí a la señora Dean, cuando me trajo la cena, que se sentase un momento con el propósito de entablar con ella una plática que me animase o me acabara de aburrir.
-Usted vive aquí hace mucho tiempo -empecé-. Me dijo que dieciséis años, ¿no?
-Dieciocho, señor. Vine al servicio de la señora, cuando se casó. Al faltar la señora, el señor me dejó de ama de llaves.
-¡Ah!
Hubo unapausa. Pensé que le gustaban los comadreos.
Pero, al cabo de algunos instantes, exclamó poniendo las manos sobre las rodillas, mientras una expresión meditativa se pintaba en su rostro:
-Los tiempos han cambiado mucho desde entonces. 
-Claro -dije-. Habrá asistido usted a muchas modificaciones...
-Y a muchas tristezas.
«Procuraremos que la conversación recaiga sobre la familia de mi casero-pensé-. ¡Debe ser un tema entretenido! Me gustaría saber la historia de aquella bonita viuda, averiguar si es del país o no, lo cual me parece lo más probable, ya que aquel grosero indígena no la reconoce como de su raza.»
Y con esta intención, pregunté a la señora Dean si conocía los motivos por los cuales Heathcliff alquilaba la «Granja de los Tordos», reservándose una residencia mucho peor.-¿Acaso no es bastante rico? -Interrogué.
-¡Rico! Nadie sabe cuánto capital posee, y, además, lo aumenta de año en año. Es lo bastante rico para vivir en una casa aún mejor que ésta, pero es... muy ahorrativo... En cuanto ha oído hablar de un buen inquilino para la «Granja», no ha querido desaprovechar la ocasión de hacerse con unos cuantos de cientos de libras más. No comprendo que se sea tancodicioso cuando se está solo en la vida.
-¿No tuvo un hijo?
-Sí, pero murió.
-Y la señora Heathcliff, aquella muchacha, ¿es la viuda?
-Sí.
-¿De dónde es?
-¡Es la hija de mi difunto amo ... ! De soltera se llamaba Catalina Linton. Yo la crié. Me hubiera gustado que el señor Heathcliff viniera a vivir aquí, para estar juntas otra vez.
-¿Catalina Linton? -exclamé asombrado. Luego, al reflexionar,comprendí que no podía ser la Catalina Linton de la habitación en que dormí-. ¿Así que el antiguo habitante de esta casa se llamaba Linton?
-Sí, señor.
-¿Y quién es ese Hareton Eamshaw que vive con Heathcliff? ¿Son parientes?
-Hareton es sobrino de la difunta Catalina Linton.
-¿Primo de la joven, entonces.
-Sí. El marido de ella era tambien primo suyo. Uno por parte de madre, otro por partede padre.
Heathcliff estuvo casado con la hermana del señor Linton.
-En la puerta principal de «Cumbres Borrascosas» he visto una inscripcion que dice: «Earnshaw, 15OO».
Así que supongo que se trata de una familia antigua...
-Muy antigua, señor. Hareton es su último descendiente, y Catalina la última de nosotros... quiero decir, de los Linton... ¿Ha estado usted en «Cumbres Borrascosas»?Perdone la curiosidad, pero quisiera saber cómo ha encontrado a la señora.
-La señora Heathcliff me pareció muy bonita, pero creo sinceramente que no vive muy contenta.
-¡Oh, Dios mío, no es de extrañar! Y ¿que opina usted del amo?
-Me parece un tipo bastante áspero, señora Dean.
-Es áspero como el filo de una sierra, y duro como el pedernal.
-Debe haber tenido una vida muy accidentada para habersevuelto de ese modo... ¿Sabe usted su historia?
-La conozco toda, excepto quienes fueran sus padres y dónde ganó su primer dinero. A Hareton le han dejado sin nada... El pobre chico es el único de la parroquia que ignora la estafa que ha sufrido.
-Vaya, señora Dean, pues haría usted una buena obra si me contara algo sobre esos vecinos. Si me acuesto, no podré dormir. Así siéntese usted y...
tracking img