Hábitos culturales de los emo, la penúltima tribu urbana.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1347 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hábitos culturales de los emo, la penúltima tribu urbana.
El sociólogo francés Michel Maffesoli, en El tiempo de las tribus, escribió: “Cuando el sentimiento y la emoción sustituyen a los ideales de la razón, y a la lógica de la identidad sucede la lógica del afecto, hemos entrado en la era de las tribus”, y marcó el camino utilizado hasta la actualidad para los estudios culturales urbanos.Ningún otro grupo llevó a tal extremo la lógica emocional de las tribus urbanas como los emo.
El emo es un movimiento que tiene su origen en la música. Para trazar su historia cultural hay que remontarse al punk hardcore, un subgénero del rock punk de ritmo acelerado y sonidos pesados que abandonó las típicas ideas de protesta y revuelta social del punk reemplazándolas con canciones que exteriorizabana gritos toda clase de emociones intensas. El estilo nació en los ochenta y se llamó “hardcore emocional”. Pero el hardcore emocional se popularizó y comenzó a mixturarse con el rock pop, que endulzó aquella dureza y le puso letras relacionadas con sentimientos íntimos. Eran los noventa, y a los seguidores de bandas como My Chemical Romance, 30 Seconds To Mars, Fall Out Boy, se los llamó emo.Hay miles de emo en la Argentina, una filosofía de vida y explicaciones para sus acciones, aunque muchos de sus miembros lo ignoran. Todos los sábados a partir de las 15 en la plaza de Rodríguez Peña, entre Paraguay y Marcelo T. de Alvear, se reúnen cientos de ellos para escuchar bandas y ver a sus amigos en un lugar donde nadie los señala por su aspecto.
“La gente no sabe qué somos, dicen quesomos suicidas o que lloramos por todo, pero en realidad nos tienen estigmatizados por cómo nos vestimos y peinamos”, dijo Fernanda (16), habitué de la plaza sabatina. En sus diez años de historia, los jóvenes emocionales crearon lineamientos de indumentaria y símbolos bastante estrictos, que deben respetar todos aquellos que quieran formar parte del grupo. Utilizan maquillaje que tiene la finalidadteatral de resaltar las emociones, largo pelo oscuro y pantalones muy ajustados. A esto se suman hebillas, cinturones de tachas, mochilas cargadas de pins y muñecos de personajes góticos. Toda una inversión de dinero puesta al servicio de pertenecer.
Consumo, consumo, consumo. “En esta tribu hay una preocupación tan grande por la escenificación, principalmente por la vestimenta, que prácticamentese devora cualquier otro rasgo. Estos chicos dicen estar contra del sistema pero son grandes consumidores”, dijo el semiólogo Roberto Marafioti, titular de Semiología de la Universidad de Lomas de Zamora y del CBC de la UBA, y estudioso de los grupos urbanos adolescentes. La galería Bond Street es una clara muestra del consumo al servicio de las tribus o de lo inverso. Las remeras de bandas puedencostar hasta 100 pesos, cada adorno para la mochila (los emo usan hasta 20) cuestan 8 pesos y los DVD musicales rondan los 60 pesos. Para los extremistas, que no consumen ningún alimento de origen animal, inauguraron un restaurante vegano en la galería que cobra 31 pesos un “jugo energético” y un “pizza individual natural”.
“Es innegable que hay una serie de industrias culturales encargadas dehacer moda, que están detrás de estas tribus para incentivar el consumo. Sin que ellos lo perciban, hay una industria cultural con la lógica propia del capitalismo”, agregó Marafioti. Carla (14) es taxativa: “Todo emo tiene que haber visto las películas de Tim Burton”. Se refiere en especial a El joven manos de tijera, El extraño mundo de Jack y El cadáver de la novia.
Para leer, eligen a EdgarAlan Poe porque es “muy oscuro”, existe una fascinación por el manga japonés y escriben principalmente poesías con rimas muy básicas en sus fotologs en las que el tema recurrente es el abandono, la tristeza, la soledad y donde no rigen las reglas ortográficas ni gramaticales. Tampoco la excelencia literaria. Para ir a bailar sólo cuentan con el boliche Alternativa, donde escuchan screamo, un...
tracking img