Habia una vez un zoologico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2035 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El ejemplo de la  abeja
¿Ha tenido usted la oportunidad de estudiar o de observar la vida de las abejas? Es admirable como viven y trabajan. Su instinto las lleva a trabajar casi sin cesar, con una perseverancia, una diligencia y una productividad que asombra al más indiferente.
 La vida  de la abeja es corta: no pasa los cincuenta días. Y durante ese tiempo alcanza a producir unos 25 gramos demiel. Para llenar el recipiente de un litro de miel en un día, ¿podemos imaginar cuantas abejas se requieren? Se afirma que para producir apenas medio litro de miel, las abejas hacen 2.700.000 viajes de flor en flor, y recorren 8.000.000 de kilómetros.
Frente a estos datos, cuan llamativo resulta encontrar junto a la noble abeja la presencia del zángano, el insecto macho que no produce miel, queno se gasta trabajando, y que es un símbolo del hombre holgazán que vive del trabajo ajeno. ¡Que contraste entre la abeja y el zángano! Y este mismo tipo de contraste, ¿no se advierte también entre los seres humanos?
Mientras abundan las personas laboriosas, que atienden con responsabilidad su trabajo diario, están los otros, los que se creen “listos”, los tristes vividores, que sistemáticamenterehuyen todo trabajo que demande algún esfuerzo. Los primeros luchan y traspiran, en tanto que los segundos pasan la vida esquivando toda responsabilidad. Asi esta dividida la sociedad: unos empujando el carro, y otros siendo llevados por el.
Pero como sucede en el mundo de las abejas, quienes se mueven constructivamente destilan la miel de sus buenas acciones, y con ellas endulzan la vidaajena y labran el bienestar propio. Son como las abejas: se mueven con empeño y laboriosidad. ¿Y que diremos de los otros? Si, podrán llevar una vida mas liviana, aparentemente mas placentera, pero en el fondo sintiéndose inútiles y fracasados.
Cuanto más progreso y felicidad tendría la gente, si no existieran los flojos y los holgazanes, y si los que son realmente activos se ocuparan en hacer sololo bueno. El rey Salomón declara que “dulce es el sueño del trabajador”. Pero no solo descansa mejor por la noche, sino que además durante el día disfruta de un espíritu tranquilo y satisfecho. Y al que tiene alma de zángano, el mismo autor bíblico le dice: “Ve a la hormiga, OH perezoso, mira sus caminos, y se sabio” (Proverbios6:6)
Dios bendice a quienes son diligentes en el cumplimiento de sudeber, y a quienes no colocan injustamente sus responsabilidades sobre otros. Dentro de nuestra respectiva esfera de acción, todos tenemos una determinada función que cumplir, a la cual no podemos renunciar sin crear malestar en los demás. El padre, la madre, el hijo, el estudiante, el obrero, el empleado, el profesional, el empresario, todos gozamos  y realizamos con eficiencia nuestros trabajoscotidianos.
Dios, el trabajador por excelencia, nos asigna cada día una cuota de actividades y tareas que es nuestro privilegio realizar con alegría. Además, el mismo nos da las fuerzas y el estimulo para vivir de esta manera. ¡Muchas gracias por tu noble ejemplo, abejita laboriosa!
La pureza del armiño
Avancemos unos pasos en nuestro recorrido por el imaginario “zoológico” de estas páginas.Detengámonos ahora frente a un armiño, ese animalito cuyo ambiente natural son las selvas de Asia y Europa, y que protege con singular celo su blanco pelaje.
Es increíble como el armiño se cuida así mismo para no mancharse. Especialmente en invierno, cuando su piel se torna blanquísima,  y  de esta característica del armiño, los cazadores obtienen cruel ventaja.

Cubren con barro la entrada de lacueva del pequeño animal. Y cuando este llega a su vivienda, en lugar de limpiar la puerta obstruida por el barro, por no manchar su piel prefiere ponerse a luchar contra los perros de caza, ante los cuales siempre sale perdiendo. De esta manera, por mantenerse  limpio, el armiño pierde la vida.
Pequeño animalito de la selva, ¡cuan grande lección enseñas! Que la pureza vale más que la vida. Si...
tracking img