Habla un exorsista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3121 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS AFECTADOS POR EL MALIGNO
A menudo me preguntan si son muchos los afectados por el maligno. En principio, creo que una vez más se puede citar la opinión del jesuita francés Tonquédec, conocido exorcista: «Hay un grandísimo número de infelices que, aun no presentando signos de posesión diabólica, recurren al ministerio del exorcista para ser liberados de sus padecimientos: enfermedadesrebeldes, adversidades y desgracias de toda especie. Los endemoniados son muy raros, pero aquellos infelices son legión.»
Es una observación que sigue siendo válida si se considera la gran diferencia entre los verdaderos afectados y aquellos que piden una palabra segura al exorcista sobre el amontonamiento de sus desdichas. Pero hoy es necesario tener en cuenta muchos factores nuevos que no existíancuando el padre Tonquédec escribía. Y son estos factores los que me han llevado a la experiencia directa de que el número de los afectados ha aumentado enormemente.
Un primer factor es la situación del mundo consumista occidental, en el que el sentido materialista y hedonista de la vida ha hecho que la mayoría perdiera la fe. Creo que, sobre todo en Italia, una buena parte de la culpa corresponde alcomunismo y al socialismo, que con las doctrinas marxistas han dominado en estos años la cultura, la educación y el espectáculo. En Roma se calcula que a la misa dominical acude aproximadamente el doce por ciento de los habitantes. Es matemático: donde decae la religión, crece la superstición. De ahí la difusión, especialmente entre los jóvenes, de las prácticas de espiritismo, magia y ocultismo.Añádase a ello la búsqueda del yoga, el zen y la meditación trascendental: prácticas todas basadas en la reencarnación, en la disolución del ser humano en la divinidad o, en todo caso, en doctrinas inaceptables para un cristiano. Y ya no es preciso irse a la India para entrar en la escuela de un gurú: se lo encuentra uno a la puerta de casa; a menudo con esos métodos, de apariencia inocua, sellega a estados de alucinación o de esquizofrenia. Añado la difusión, como mancha de aceite, de sectas, muchas de las cuales con una directa huella satánica.
34

Distintas cadenas de televisión muestran escenas de magia y espiritismo. Se encuentran libros sobre estos temas hasta en los quioscos, y el material para la magia se difunde incluso con la venta por correspondencia. A esto hay que sumarvarios periódicos y espectáculos de terror en los que al sexo y a la violencia se suma frecuentemente un sentido de perfidia satánica. Luego está la difusión de ciertas músicas masivas que arrastran al público hasta la obsesión. Me refiero en particular al rock satánico, del que se hace intérprete Piero Mantero en su librito Satana e lo stratagemma della coda (Segno, Udine, 1988). Invitado a hablaren algunas escuelas superiores, se me ha hecho palpable la gran incidencia de estos vehículos de Satanás sobre los jóvenes; es increíble lo difundidas que están en las escuelas superiores y medias varias formas de espiritismo y magia. Es ya un mal generalizado, incluso en los centros pequeños.
Tampoco puedo callar cómo demasiados hombres de Iglesia se desinteresan totalmente de estos problemas,dejando a los fieles expuestos y sin defensas. Considero que ha sido un error eliminar casi completamente los exorcismos del rito del bautismo (y parece precisamente que también Pablo VI era de esta opinión); considero un error haber suprimido, sin sustituirla, la oración a san Miguel arcángel que se rezaba al fin de cada misa. Considero sobre todo una carencia imperdonable, de la cual acuso a losobispos, haber dejado que se extinguiese toda la pastoral exorcística: cada diócesis debería tener al menos un exorcista en la catedral; debería haber uno en las iglesias más frecuentadas y en los santuarios. Hoy al exorcista se le ve como un ser raro, casi imposible de encontrar; en cambio, su actividad posee un valor pastoral indispensable que secunda la pastoral de quien predica, de quien...
tracking img