Hacia el hombre responsable

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4150 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Hacia el hombre responsable” Prólogo

“En cada niño nace la humanidad” Jacinto Benavente.

Según la Real Academia Española, “responsable” significa “obligado a responder de alguna cosa o por alguna persona”, y “dícese de la persona que pone cuidado y atención en lo que hace o decide”. ¡El hombre responsable!. Este título es la respuesta a cómo puede hoy la humanidad cambiar de derroterosseculares de disparidades, asimetrías, violencia, fuerza... en iluminados caminos de igualdad, justicia, diálogo, conciliación. Es la solución: cada ser humano único, responsable de sus actos. Capaz de actuar responsablemente según lo que su conciencia, contrastada con la opinión de los otros, le dicta. Y no actuar ya nunca más según pautas establecidas por otros, según formas que consolidan eldominio de la mayoría por unos cuantos. “Es la ley”, se nos ha dicho cuando alguien ha pretendido recomponer tantas cosas trastocadas y enderezar tantos rumbos erráticos. Ser “responsable” se ha equiparado a ser “obediente”, a “cumplir” la tarea que le había correspondido en virtud de su lugar de nacimiento, sexo, condición... . Y así se han perpetuado los mecanismos de sometimiento, la defensa de losprivilegios “establecidos” por los mandatarios sobre quienes viven en condiciones más desfavorables en los tiempos apacibles.

1

El hombre responsable, conocedor de sus derechos y celoso de su libertad, responde ahora: “Sólo respetaremos las leyes justas”. Esta transición de la legalidad a la justicia, modulada permanentemente por el pueblo, es el fundamento mismo de la “aldea global” quenos corresponde construir a todos, las manos unidas, sin someternos a fórmulas emanadas de instancias que se han acostumbrado a mandar siempre porque han sabido persuadir a todos los demás de que debían obedecer. El hombre responsable, conciente de sus facultades, de sus derechos y deberes, capaz de elaborar las propias respuestas y saber argüir en favor de ellas. El hombre responsable, que hallatiempo para la reflexión, para pensar, desde distintos ángulos, en las diversas cuestiones que deben definir su actitud, su comportamiento. Sin meditación no hay dirección, sólo hay velocidad. Es imperativo valorar cada instante y aprovecharlo debidamente, para cuando lleguen los momentos de confusión y abatimiento. “Carpe diem”: ¡Exprimir cada día!. “El trajín, ha escrito Ángel Gabilondo, potenciala mera conservación de lo que ya ocurre... . Todos víctimas y nadie responsable. Cansados, aburridos, desalentados, rendidos, para mayor gloria de la continuidad”. Responsables, para participar, para anticiparnos. Responsables, sobre todo, hacia las generaciones venideras. Alexis Carrel, escribió lucidamente: “Quien no toma parte activa en la vida colectiva, sobre todo en épocas de crisis,incumple sus responsabilidades en relación a sus hijos. Para preparar la sociedad de mañana, es necesario en primer lugar conocer la realidad de hoy. Esta aprehensión de la realidad requiere un esfuerzo obstinado, sincero, para comprender los acontecimientos que tienen lugar en nuestro entorno, no sólo en nuestro pueblo, en nuestra ciudad, sino también en nuestro país y el mundo entero”. El hombreresponsable se implica, se
2

compromete, reflexiona, actúa. Se atreve. He repetido en muchas ocasiones la importancia de que, junto al “sapere aude” de Horacio -¡atrévete a saber!- es preciso saber atreverse. Este libro, lector, constituye un relato fascinante, en forma de diálogo, sobre cómo, en los albores de siglo y de milenio, la condición humana puede vislumbrar nuevas soluciones y establecernuevos puntos de referencia. Es como una brújula para orientarnos en tantas situaciones turbulentas y complejas que pueden inducirnos a abandonar nuestra misión, a ser hoja al viento, renunciando a las formidables propiedades que caracterizan a la condición humana. Lo he leído de un tirón, primero, y, luego, muy despacio, bien “remascaíto”, como ha aconsejado el Piyayo. Al terminar, te sientes...
tracking img