Hamlet como expresion de la crisis manierista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3551 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hamlet como expresión de la crisis manierista

El Manierismo no sólo es expresión de una crisis espiritual, es además, el tomar conciencia de un mundo que se “desencaja”.
El Renacimiento está lejos de constituir un idilio, y la idea de armonía y de jerarquía que dominaba la mente renacentista, con los tres órdenes entrelazados: orden en el universo; orden en el sistema político;orden en el sistema humano, comenzaba a ser invadida por la duda. “El universo era una enorme serie de espejos. Lo que ocurría en una esfera tenía su paralelo en las otras... en el sentido analógico de que la introducción del desorden en cualquier punto era una rendición, la aceptación del poder del principio destructor, que constituía una amenaza general.”[1]
El arte del manierismo, tanatormentado e impregnado por un sentido de crisis, resulta una fiel expresión de la realidad, en un momento donde se comienza a cuestionar la validez de aquella tan sintética y armoniosa visión del universo.
La tesis de Dvorak, de que el Manierismo en el arte “tiene una importancia decisiva en toda la Edad Moderna” va ganando terreno, al igual que la de Brigante de que “con el arte manieristasurge un estilo nuevo, independiente, un nuevo gusto, una nueva sensibilidad, una postura espiritual nueva”. [2]
Los valores creados o desarrollados por el Renacimiento – racionalismo, naturalismo, objetivismo, individualismo - comienzan a problematizarse, y con ello, se derrumba la fe en reglas y verdades absolutas, ya que no se trata de una duda frente determinados valores, sino de unaduda general.
Las obras manieristas expresan la inquietud y el estado de angustia que se siente ante la alineación del individuo respecto de la sociedad. El hombre se encuentra preso de la duda y de la incertidumbre por lo que se refiere a su mundo y a su propio ser. Todo se ha hecho problemático y fluctuante.
Uno de los principales supuestos de la época isabelina consistía en laconvicción de que el hombre no es nada por sí solo, que es una pieza del orden de las cosas[3], que fue hecho para el servicio de Dios, así como el resto de la creación fue hecho para servicio del hombre con tal de que cumpla su propia función[4].

En Hamlet, el conflicto renacentista sobre la naturaleza del hombre encuentra su expresión culminante. En el monólogo del Acto I (escena 2) laconfusión interior lo domina y Hamlet se siente como un extraño en un mundo donde no hay lugar para su dolor:
¡Oh! que esta carne densa en demasía
pudiera derretirse, disolverse,
convertirse en vapor!.............
¡Oh Dios! ¡Oh Dios! ¡Cuántas vanas y marchitas,
insípidas e inútiles se ostentan
a mi vista las prácticas del mundo![5]

Hamlet estáemocionalmente destrozado, y el caos de su pensamiento y su sentir se refleja en sus expresiones, que fluyen como un torrente, poniendo de manifiesto su inestabilidad. Es un ser dominado por el desengaño y la confusión, y a la vez que recuerda las actitudes de su madre hacia su padre antes de su muerte, irrumpen en él nuevos pensamientos.
La Dinamarca de Hamlet es el mejor ejemplo de que las tresesferas – mundo, Estado e individuo –estaban tan íntimamente relacionadas, que destruir una significaba destruir también las otras. En su pensamiento Hamlet involucra el mundo, el Estado y el individuo, y la razón de que su primer monólogo sea tan entrecortado es porque refleja la desilusión del personaje en las tres esferas a la vez.
Las palabras de MARCELO ¡Hay algo de podrido enDinamarca![6], anticipan el caos, y en cierta forma, validan la afirmación de Dubois, de que el hombre y el artista constituyen el reflejo del más defectuoso espejo de la naturaleza; las de Hamlet , luego del encuentro con LA SOMBRA:

...Desquiciado está el mundo: ¡suerte horrenda,
haber nacido yo para su enmienda!...[7]

dan cuenta de que las manchas sociales en Dinamarca forman...
tracking img