Hasta que la muerte nos una

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1545 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
HASTA QUE LA MUERTE NOS UNA

Valeria Paliza

Había terminado mi 3er Tour en Cajamarca, la granja Porcón, cooperativa famosa por sus trabajos en textilería y, aunque claramente se ve la influencia de los Mochicas y de Chavín, los Cajamarca desarrollaron su propia cultura rindiéndole culto a su propio dios del rayo, CATEQUIL. Así mismo, los Cajamarca son importantes ya que representan el findel Incanato porque en sus tierras los españoles se encargaron de asesinar al último Inca, Atahualpa, sin imaginar que aquellos caballeros que veían como “libertadores” acabarían también con su pueblo.

El día empezaba a ponerse sombrío, de pronto, una llovizna nos cogió desprevenidos, no era de gran importancia en realidad así que proseguimos con nuestra visita en la granja Porcón. Pasamos delárea textil al zoológico creado por la misma cooperativa donde cada animalito espera vehemente en su “jaula” la visita de algún turista que saben traerá consigo exquisiteces, complementos de su dieta.

Una de la tarde marca el reloj y nuestro guía, Antonio Santamaría, indica que es hora de almuerzo, nadie refuta pues todos estamos hambrientos, en especial yo, después de una larga caminata por todoel zoológico. Ya terminado el almuerzo y por ende el tour de la mañana, retornamos a la ciudad, algunos escogen dormir pero yo decido disfrutar del paisaje verdoso una vez más y, aprovecho de leer los innumerables mensajes bíblicos expuestos en letreros por toda la ruta, esperando llegar a mi hospedaje para tomar recién allí la siesta y prepararme para el siguiente punto turístico, Otuzco, másconocido por sus fosas funerarias pre incas.

Siendo casi las tres de la tarde llegamos a la ciudad, sin saber lo que esperaba por mí en el hospedaje. A unos metros de allí, podía divisar cierto movimiento extraño, una mujer y un joven de rostro angustiado entraban y salían del lugar, lo cual llamó mi atención, ya cerca de la recepción me topé con el jovencito que parecía de unos 18 añosaproximadamente, cruzamos miradas por un instante y de sus labios brotaron aquellas palabras: ¡Necesito ayuda, ella está mal… hagan algo! En ese momento tomé consciencia de que definitivamente pasaba algo, pensé que se trataba de un aborto mal ejercido, fue lo primero que especulé. Él se quedó en recepción dando caminatas cortas de un lado a otro muy nervioso. La señora por su parte subió rápidamente, yodetrás de ella, nadie más iba con nosotras.

Al ir subiendo iba escuchando lamentos, parecía una joven, lo cual confirmaría de alguna manera mis sospechas, las puertas de las habitaciones estaban cerradas a excepción de una ubicada justo al lado de la mía y, era de allí exactamente de donde venían aquellos llantos desesperados que se dejaban sentir.

La señora entró a la habitación primero yyo dudé, pero al vivir un problema similar me dije: ¡Tienes que ayudar! Yo seguía pensando que se trataba de un aborto mal practicado hasta que pasé a la habitación, vi a la niña de unos 16 o 17 años aproximadamente, una joven de buen vestir, piel clara, cabellos castaños, allí estaba sentada, solloza y yo delante de ella que al verla impulsivamente pregunté: ¿Necesitas algo? ¿Quieres agua?Mientras le hacía esas preguntas miraba fijamente a sus ojos intentando transmitirle confianza y consuelo, hasta que ella bajó la cabeza, enfocando a su lado izquierdo, yo seguí su mirada y ahí se esfumó todo pre concepto que tenía acerca de la situación real, mi teoría era errónea, no se trataba de un aborto, había una mujer implicada sí, la madre de la joven que yacía en el piso, muerta, retorcidapor el dolor, tan pálida, con los ojos cerrados y la boca entre abierta con fluido mezcla de saliva y sangre emergiendo de sus labios.

Era una habitación con dos camas y baño privado, la señora dormía cerca de la puerta en la primera cama que tenía cierto líquido en las sábanas producto de orina tal vez o cerveza, que dicho sea de paso abundaba en el cuarto al igual que cajetillas y colillas...
tracking img