Hegemonia de salud

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1972 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los modos político-culturales en que trabaja el modelo hegemónico en salud Jorge Huergo A partir de mis prácticas interdisciplinarias en el campo de la formación en salud y de mis propias experiencias como sujeto del sistema de salud, me ha inquietado siempre un interrogante: ¿por qué el sistema de salud no se centra, no trabaja y no produce condiciones y procesos de salud? Desde mi perspectiva,construida en común, existen varios modos de acceder a las respuestas. Una de las primeras respuestas es que el sistema de salud no se centra en la salud precisamente porque los escenarios y las prácticas sociales instituyentes lo ligaron a la enfermedad, sus espacios y sus sujetos y, por lo tanto, a diversos mecanismos de orden, manipulación y dominio sobre todo aquello que significaba laenfermedad. Las sociedades en las que vivimos se han configurado a lo largo del tiempo pero, en especial, sólo es posible comprender sus dinámicas a partir de ciertos rasgos del proceso histórico-cultural y político denominado Modernidad. La Modernidad surge como un proyecto universalizador de disciplinamiento social, es decir, de organización racional de la vida cotidiana, a través de la separación detres esferas relativamente autónomas: la esfera del arte, la esfera de la ciencia y la esfera de la moralidad (Habermas, 1988). Su efecto organizador sólo fue posible en la medida en que consagró la distinción y la distancia entre la cultura de los expertos y la cultura del pueblo en general. Pero, además, en la medida en que intentó, a través de diferentes y sucesivas estrategias, el control,dominio y manipulación de las fuerzas naturales, a la vez que el borramiento, la conquista o la moralización/normalización de las culturas populares; para lo cual estableció cierta equivalencia entre naturaleza y cultura popular, como polo opuesto de los proyectos civilizatorios, de desarrollo o de tecnificación, entre otros. De manera que, considerados históricamente, los sistemas de salud hablaronde la «salud» pero para desarrollar una pavorosa serie de mecanismos y dispositivos de control y disciplinamiento sociales centrados en la «enfermedad»[1]. La etapa fundacional de los sistemas de salud occidentales instituyeron un conjunto de prácticas, saberes y representaciones de disciplinamiento, acompañadas por el desarrollo del hospital como

institución de control de prácticas sociales yde producción de saberes, a través del encierro y la vigilancia de los cuerpos «enfermos». Sin embargo, estos mecanismos se revisten, se justifican y se sostienen a través de dos construcciones discursivas (imaginarias) ligadas a la evidencia: la cientificidad de la medicina y la eficiencia de la medicalización (cfr. Foucault, 1993: 100-ss.). Los sistemas de salud occidentales conjugaron, entreotros rasgos, la entrada de los problemas de salud en el campo de la microeconomía (lo que implica la introducción de la salud en el sistema económico y el desarrollo del consumo de salud), la estatización de la atención de la salud, el desarrollo de una moral del cuerpo (englobado por el mercado en tanto cuerpo asalariado que vende su fuerza de trabajo), la constitución de la salud como objeto delucha política (véase Foucault, 1993: 93-99). A partir de estos rasgos, es posible sostener que la medicina en los sistemas de salud occidentales se constituyó como una estrategia biopolítica[2], articulada con una normalización de la práctica y del saber médicos, con el control y distribución espacial de individuos, cosas y elementos (en especial el agua y el aire), con la disciplina en eldesenvolvimiento de las acciones, en la vigilancia y en el registro (cfr. Foucault, 1993: 123-173). A través del tiempo, se fueron consolidando modelos y sistemas de salud en el Occidente capitalista que se basaban, precisamente, en el distanciamiento con las diferentes prácticas y saberes ligados a las «medicinas populares», anudados, en el discurso hegemónico, con aquello que se situaba más allá de...
tracking img