Heroes eponimos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1278 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Palacios y Blanco de Bolívar, María de la Concepción

Caracas, 9.12.1758 - Caracas, 6.7.1792
Madre de Simón Bolívar, el Libertador. Hija de Feliciano Palacios y Gil de Arratia y de Francisca Blanco Infante y Herrera (descendiente ésta de Francisco Infante, sexto abuelo paterno del Libertador y uno de los que acompañaron a Diego de Losada en la fundación de Caracas). Casó con Juan Vicente deBolívar y Ponte el 1 de diciembre de 1773 a los 15 años de edad; de quien enviudó, contando 28 años, el 19 de enero de 1786. Del matrimonio nacieron: María Antonia, Juana Nepomucena, Juan Vicente, Simón y María del Carmen (hija póstuma que murió a las pocas horas de nacer). Hasta la fecha, no son conocidos datos suficientes que permitan hacer una verdadera semblanza biográfica, pero procedentes dediversas fuentes, pueden citarse informaciones que revelan a grandes trazos el carácter y las principales circunstancias y actividades de la madre del futuro Libertador. Del testamento de su esposo pueden señalarse las siguientes: «…declaro que cuando contraje matrimonio con la dicha Doña María de la Concepción Palacios y Blanco, en treinta de noviembre [sic] del pasado setenta y tres, trajo ellapor sus bienes, dos esclavas nombradas Tomasa y Encarnación, como de diez y seis años de edad, y yo entré con el capital de doscientos cincuenta y ocho mil quinientos pesos…» (la discrepancia en un día en la fecha de matrimonio es razonablemente atribuible a las circunstancias y a una falta de comprobación del escribano). En un legado posterior a la fecha de firma del testamento, pero anexo almismo, con fecha 15 de enero de 1786, después de diversos aspectos preceptivos sobre los beneficiarios de la herencia, dice: «…que los gananciales que le tocarán a mi legítima mujer Doña María de la Concepción Palacios y Blanco serán crecidos, y suficientes para pasarlo con la mayor decencia; con todo atendiendo al especial cariño que la he tenido y la buena compañía que me ha hecho, es mi voluntadmejorarla, como la mejoro en el mejor diamante, en el mejor reloj, y en toda la ropa de su uso para memoria de mi gratitud…» Más adelante, el esposo establece, y ella acepta, que será tutora y curadora de sus menores hijos, relevada de fianza alguna, y declaran que este testamento revoca cualesquiera otras disposiciones otorgadas con anterioridad; este legado añadido está firmado por FelicianoPalacios y Sojo, María de la Concepción Palacios y Blanco y el escribano Juan Domingo Fernández, y fechado 4 días antes de la defunción. Cartas de familiares y amigos, así como la tradición, transmiten que María de la Concepción era una agraciada mujer, educada y muy sociable; al enviudar quedó bajo su administración una respetable fortuna, y no obstante ser joven, atractiva y de alta sociedad, nuncacontrajo segundas nupcias como era común en esa época. En vida de su esposo tuvo un cabal conocimiento de los negocios de éste, y apenas se encarga de ellos, procede con inteligencia y decisión no sólo a conservar los cuantiosos bienes a su cargo, sino que los aumenta y sanea. En las tareas administrativas recibe una gran ayuda de Francisco Antonio Carrasquel, quien había sido socio de su marido enun almacén de mercancías y en otros negocios también lo había sido de su padre. La viuda rica y en apariencia inexperta pronto se ve cercada de gentes codiciosas, pero ella, apoyada en su padre, logra tras dura lucha consolidar la herencia para sí misma y para sus hijos. En un momento determinado, llega a sostener hasta 28 expedientes judiciales. Entre otros, por la hacienda de añil del valle deSuata; con la Real Hacienda por las minas de cobre y las tierras de Aroa; y por el hato del Totumo en los llanos. Con relación al Mayorazgo Aristeguieta heredado por Simón, mantiene un pleito con el albacea testamentario, logrando al fin que los bienes del vínculo de la Concepción le fueran entregados libres de fianzas y deudas. Para tal cometido, la Audiencia nombra curador ad lítem del menor,...
tracking img