Heterosexualidad: un doble vector de opresión

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 26 (6385 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 23 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Heterosexualidad: un vector doble de opresión
Daniel Delgado Huerga
Filosofía y crítica feminista
Profesora: Aranzazu Hernández Piñero

Índice:

Propuesta………………………………………………………………………2
Preámbulo……………………………………………………………………..2
La heterosexualidad…………………………………………………………...4
La deconstrucción feminista de la heterosexualidad…………………………..7
Descentrando el sexo…………………………………………………………12Bibliografía…………………………………………………………………..17

Propuesta

En este monográfico intentaré resaltar la doble direccionalidad de la heterosexualidad a la hora de ejercer opresión: una de carácter interno a la heterosexualidad, cuyo efecto es la existencia misma de la feminidad; y otra de carácter externo, concerniente a la obturación y condena de prácticas sexuales subalternas.
Se articulará según tressecciones. La primera consistirá en una descripción a grandes rasgos de las condiciones de posibilidad de la heterosexualidad, construyendo una modestilla genealogía y explicitando sus principios fundacionales. La segunda, a fin de elaborar una historia de la deconstrucción feminista de la heterosexualidad, he sintetizado las tesis principales de algunas de las autoras quizá principales de lateoría feminista. En esta segunda parte se tratará de desvelar el vector interno de opresión de la heterosexualidad, centrándonos en el problema de la mujer. Por último, en la tercera sección mostraré a grandes rasgos cómo la heterosexualidad excluye otros tipos de prácticas sexuales, lo que constituye su vector externo de opresión, así como la indiferencia del feminismo con respecto a la opresiónsistemática de estas minorías sexuales.

* * *

Preámbulo

“La consistencia de una verdad se mide exclusivamente por el sufrimiento que esconde”.

Cioran.

Pienso, con Adorno, que “la necesidad de dejar su elocuencia al dolor es la condición de toda verdad”[1]. De aquí puede deducirse que el verdadero pensamiento, esto es, aquel que funciona de formarevolucionaria, que grita un dolor causado por y no expresado en el pensamiento colectivo, haciendo rechinar los engranajes de la maquinaria ideológica en su carácter perverso y coercitivo, ha de pasar primeramente por lo subjetivo para luchar contra la objetividad. O, mejor dicho, que el sufrimiento mismo es una objetividad, una objetividad que pesa sobre el sujeto, por lo que aquello que se experimentacomo lo más objetivo está mediado siempre por la subjetividad. Digamos por fin que lo subjetivo sea quizá más valioso que lo objetivo: el uno redime, el otro persevera.
Reír es estar de acuerdo. Decir “sí” es estar de acuerdo. No tener la necesidad de poner en marcha el pensamiento es estar de acuerdo. De ahí que el pensamiento del acomodado no sirva sino para perpetrar la estructura que asegura sucomodidad. De ahí que la expresión de aquel o aquella que verdaderamente piensa suela sonar furibunda, incómoda, resumible siempre en un altivo “¡No!” que se puja en desafío. Si se quiere desacreditar la vieja división entre vita activa y vita contemplativa –Hannah Arendt- y establecer una ligazón entre teoría y práctica -Foucault- el pensar debe prescribirse siempre como una labor de negación,como un ejercicio de destrucción tras la cual todo lo anteriormente pensado no pueda ya ser legítimo, como una voz siempre recordando que lo dicho no debe nunca reemplazar el decir[2].
No es de extrañar por lo tanto que, como afirma Irigaray, la diferencia sexual y lo femenino sean las cuestiones más impensadas de la historia, ya que no dolían a aquellos que se atribuyeron la tarea de analizarla:los hombres no hicieron más que confirmar su deseo de la realidad en tanto dicha realidad era ya la sublimación de su deseo. La heterosexualidad ha sido relatada, mitificada, sacralizada, novelada, pero casi nunca, hasta la emergencia del feminismo, pensada. No es ninguna sorpresa, por lo tanto, que la labor de su pensamiento haya caído sobre las cabezas de las mujeres: ellas han sido las que...
tracking img