Hispanogodos relaciones

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1794 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Relaciones entre hispanorromanos y visigodos (España)
Época: Hispania visigoda
Inicio: Año 409
Fin: Año 711
Antecedente:
La población de Hispania
(C) ARTEHISTORIA

Desde los comienzos de la convivencia entre visigodos e hispanorromanos existieron diversos factores que marcarían diferencias entre ellos, incluso oposición y rechazo, y que, según hemos podido ir viendo, poco a poco sedesdibujarían y permitirían consolidar el proceso de aculturación que tuvo lugar en la Hispania de la Antigüedad tardía. Sin pretender establecer una relación completa, expondremos aquellos que consideramos más significativos.
Catolicismo y arrianismo: A la llegada de los pueblos bárbaros, la religión oficial en Hispania era la católica, si bien existían supervivencias paganas, en especial en ámbitosrurales, junto a restos minoritarios de herejías, la priscilianista en concreto, especialmente en la zona noroccidental, y la religión judía, debido a la presencia de personas de esta confesión y origen. Salvo los suevos, al parecer paganos, los otros pueblos bárbaros que penetraron eran arrianos, confesión dentro del cristianismo que fue extendida por Arrio y consideraba la no identidad de lastres personas de la Trinidad, suponiendo que el Hijo era creado por el Padre y que el Espíritu no procedía de ambos.
Es más que probable que las cuestiones dogmáticas se escapasen al grueso de la población, pero las jerarquías eclesiásticas vivían un período de agitada actividad teológica y, a la vez, pastoral y exegética, para el ortodoxo comportamiento y correcta comprensión de los fieles. Loque es seguro es que en los primeros momentos se habría dado una clara oposición entre hispanorromanos -católicos- y visigodos -arrianos-. Con la política de Leovigildo, las cosas empiezan a cambiar. En sus planteamientos unificadores territoriales, la religión es un factor importante, si bien, como ya se ha indicado, fracasó en ella. Pero ya para su época vemos que de ambas confesiones hayindividuos que optan por la contraria; es el caso de los godos Masona, obispo de Mérida, o Juan de Bíclaro, obispo de Gerona. Por contra, Vicente de Zaragoza se pasaría al arrianismo. En esta época hubo intentos de aproximación entre ambas doctrinas -y debates teológicos, a veces tan duros como el de Masona y Sunna-, que se concretaron en las posiciones de aproximación intentadas por Leovigildo -elmacedonismo, que admitía ya la divinidad del Hijo-, y en medidas concretas en torno a quienes se convirtieran. Es indudable que, a partir de Recaredo, con la conversión oficial al catolicismo de los visigodos, este factor diferenciador quedaría debilitado hasta desaparecer, a pesar de ciertos rebrotes en reyes como Witerico o en algunos nobles sediciosos que lo utilizarían como base de sus rebeliones.La repartición de tierras: La llegada de un nuevo pueblo, el visigodo, en los ámbitos rurales debió causar una cierta desestabilización, debida esencialmente a que los recién llegados son admitidos como foederati y, con bastante probabilidad, se establece un reparto de tierras entre éstos y los grandes propietarios romanos, siguiendo el modelo del reparto de las sortes gothicae y tertiae romanasque se dio en la Gallia, tras el foedus de Walia. Si realmente se dio o no en Hispania este reparto, y en qué condiciones, es un problema discutido todavía por los historiadores del derecho, aportando argumentos a favor y en contra más o menos sólidos. Lo que sí es cierto es que existe una ley, recogida en las Leges visigothorum (X 1, 8-9), que ilustra este reparto. El texto íntegro de la leydice:
"De divisione terrarum facta inter Gotum atque Romanum: Divisio inter Gotum et Romanum facta de portione terrarum sive silvarum nulla ratione turbetur, si tomen probatur celebrata divisio, ne de duabus partibus Goti aliquid sibi Romanus presumat aut vindicet, aut de tertia Romani Gotus sibi aliquid audeat usurpare aut vindicare, nisi quod a nostra forsitan si fuerit largitate donatum. Sed...
tracking img