Historia contemporanea

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1565 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Sin Novedad en el Frente. Erich María Remarque

Este libro, publicado en 1929, narra de manera autobiográfica las experiencias de Paul Baumer, joven alemán que participa de manera directa en el frente de batalla. La presente novela es un clásico de denuncia contra la atrocidades de la guerra. En 1930 se hizo una versión cinematográfica de esta novela.

Capitulo X (Fragmentos)

Arden lascasas, enormes antorchas en la oscuridad. Vienen, gruñen, explotan, granadas. Cruzan velozmente la carretera columnas de municiones. Por un costado se ha abierto una brecha en el muro del depósito de víveres. A pesar de los cascos que vuelan por el aire, los conductores de los carros de municiones pululan en torno al depósito, como un enjambre de abejas, robando pan. Les dejamos tranquilos. Sidijéramos algo eran capaces de darnos una paliza. Hacemos otra cosa: nos presentamos como vigilantes del pueblo. Como nosotros sabemos dónde están los víveres, canjeamos conservas por otras cosas que nos faltan. ¿Qué importa, si dentro de poco la metralla lo habrá barrido todo? Para nosotros, buscamos chocolate, y lo comemos por libras. Kat dice que esto es bueno para un vientre demasiado flojo.
Cercade quince días pasan así, comiendo, bebiendo, holgazaneando. Nadie nos estorba. El pueblo va desapareciendo lentamente bajo las granadas, y nuestra vida transcurre feliz. Mientras queda algo del depósito, todo nos da lo mismo. Únicamente querríamos esperar aquí el fin de la guerra.
Tjaden se ha vuelto tan fino, que sólo se fuma la mitad de los puros. Declara, ufano, que es costumbre suya. TambiénKat está muy animado. Su primera orden, por la mañana, es esta:
- Emilio, tráigame café y caviar
En general, nos volvimos gente distinguida. Cada uno toma al otro por su ordenanza. Le habla de usted. Le ordena:
- Kropp, me pica en la planta del pie. Hágame el favor de cazarme ese piojo.
Y Leer presenta su pierna, como una actriz. Alberto la coge y arrastra a Leer, escalera arriba.
- ¡Tjaden!- ¿Qué?
- No hace falta que se cuadre, Tjaden. Pero recuerde que no se dice "qué", sino "a sus órdenes". Vamos a ver: ¡Tjaden!
Tjaden le suelta unas palabras de Goetz von Berlichingen, que tiene siempre a mano.
Ocho días después recibimos la orden de marcha. Se acabó este paraíso. Nos engullen dos enormes camiones, cargados de tablas hasta muy arriba. Pero Alberto y yo, encima de todo,seguimos construyéndonos nuestra cama con un dosel de seda azul, con sus colchones y edredones de encaje. A la cabecera hay para cada uno un saco de excelentes víveres. A veces lo palpamos, y los salchichones, las latas de salchicha de hígado, las conservas y las cajas de puros nos exaltan jubilosamente. Cada uno de los nuestros lleva un saco lleno consigo.
Kropp y yo hemos salvado, además, dos butacasde terciopelo rojo. Están sobre la cama, y nos sentamos en ella como en un palco. Por encima de nosotros revuela la seda del dosel. Cada uno lleva en la boca un largo puro. Así contemplamos, desde arriba, la comarca.
Entre nosotros hay una jaula de loro que encontramos para el gato. Nos lo llevamos. Allí está en la jaula, delante de un perol de carne, roncando.
Ruedan lentos los camiones por lacarretera. Cantamos. Detrás de nosotros, en el pueblo, ya completamente abandonado, levantan las granadas sus trágicos surtidores.

* * *

Días después salimos a despejar una aldea. Vemos por el camino a los habitantes que acaban de evacuarla, expulsados. Conducen sus enseres en cochecillos, a la espalda. Curvos, lleno el rostro de congoja, de desesperación; precipitados, resignados. Cuelganlos niños de las manos de las madres. A veces, una niña de más edad guía a los pequeñuelos, que andan siempre volviendo atrás los ojos. Algunas niñas llevan en brazos sus pobres muñecas. Todos callan, al pasar junto a nosotros. Aun vamos en columna de viaje. Los franceses no bombardearán una aldea donde aún quedan paisanos suyos. Pero unos minutos después comienza a aullar el aire, a temblar...
tracking img