Historia de 1989

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2540 palabras )
  • Descarga(s) : 10
  • Publicado : 20 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
uién Quiere el acuerdo
Martín Granovsky Fuente Página 12 21/07/2003

Carlos Menem usaba una táctica con los presidentes norteamericanos en su primera reunión: no pedir nada. Se presentaba como un alumno aplicado que aborrecía la mala conducta histórica de la Argentina y solo ofrecía hacer los deberes. Prometía economía de mercado, alineamiento militar y apertura comercial. A Fernando de laRúa la endeblez interna le jugó una mala pasada. La última reunión con George Bush, en el 2000, estuvo marcada por la resistencia de las provincias a respaldarlo en la negociación. Tanto miedo tenía De la Rúa por los mercados que fue Bush, y no él, quien criticó a los bancos norteamericanos. Cuando en su momento Página/12 contó ese detalle de la reunión secreta, pudo palpar los nervios oficiales anteuna revelación que, sentían, los haría enemistar con el sector financiero.
Menem ofrecía capitalizar deuda –es decir, pagar el principal– y buscaba el Plan Brady. De la Rúa quería un poco de aire. ¿Y Néstor Kirchner? A diferencia de los anteriores, llegará el miércoles a Washington habiendo roto con las relaciones carnales y las relaciones intensas con los Estados Unidos. La Argentina abandonóese modelo cuando criticó a la Casa Blanca por la invasión de Irak. Kirchner tampoco exhibirá una posición militarista sobre Colombia, como Menem cuando envió aviones livianos para combatir el narcotráfico. Esa es la gran distinción entre Kirchner, por un lado, y Menem y De la Rúa por otro. Pero la negociación permanente por la deuda externa continúa. Esa es la relativa familiaridad de la agendacomún.
El problema es comprender el matiz exacto de la postura presidencial ante la deuda.
Kirchner representa a un país que ya entró en default, y lo hizo sin orden ni negociación. Volver atrás es, además de inútil, imposible. El Gobierno parece estar disconforme con las tasas altas y la falta de crédito internacional, pero no luce seguro de que con un acuerdo externo que suba el nivel actual depagos por la deuda, las condiciones generales de la economía mejoren. Ahora es, en cierto modo, “vivir con lo nuestro”. Con un acuerdo malo habría auxilio para la economía pero el costo de ese auxilio sería, a la larga, peor que la enfermedad. Ni garantizaría el crecimiento ni la justicia social.
Por eso Bush suena más apurado que Kirchner. Por eso, también, cuando el Gobierno pide un acuerdodigno no está haciendo propaganda sino marcando un objetivo concreto de negociación. Siempre la alternativa aceptable fue un acuerdo mediocre, nunca el no acuerdo. Esta vez, en cambio, la variante sería seguir sin acuerdo. Y la novedad es que se trata de una opción que no espanta a Kirchner

Ofensiva neoliberal contra el gobierno de Kirchner
Carlos Gabetta Fuente: Fuente Monde Diplomatique14/07/2003

Desconcertada al principio ante la determinación del presidente Néstor Kirchner en sus primeras medidas de gobierno, la derecha neoliberal argentina ha iniciado una inescrupulosa y virulenta campaña cuyo objetivo es dividir a la sociedad. Una trampa sin perspectivas, en la que no obstante no deben caer los sectores democráticos y progresistas.

Las primeras semanas de gestión delpresidente argentino Néstor Kirchner han estado signadas por una serie de iniciativas concretas que le han valido los más altos índices de confianza y popularidad que se recuerdan en democracia. Atrás quedaron las dudas motivadas por la cobarde retirada en la segunda vuelta electoral de su rival, el ex presidente Carlos Menem, que dejó a Kirchner en el más alto puesto del país con el exiguo 22% de lossufragios obtenidos en la primera vuelta. Todos los pronósticos indicaban que obtendría bastante más del 60% en la segunda (eso motivó la retirada de Menem), pero lo cierto es que cuando asumió sólo podía exhibir lo obtenido en la primera, cosa que la derecha neoliberal no se privó de recordar (1).
Consciente de que en los primeros meses de mandato debía revalidar la legitimidad que su despechado...
tracking img