Historia de abdula el mendigo ciego

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (355 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
HISTORIA DE ABDULA EL MENDIGO CIEGO
En este teatro no parece correr el tiempo. Nada hay que señale ni el año ni el mes ni el día
Que se vive. Sólo sabemos la hora. Porque la cita es siempre alatardecer. Oímos la voz del
Viejo un poco más reanimada.
EL VIEJO Vamos a oír otra historia vergonzosa. La historia de4 la ambición del hombre. ¿será
Posible que el ser humano nunca puedaconformarse con lo que tiene y siempre quiera más
Y más ? Ojalá historias como estas nos hiciera reflexionar para darnos cuenta de que la amb-
Ición. y la codicia solo pueden llevarnos a un fin triste. Nopuedo creer que el hombre sea un
Animal voraz que quiera tenerlo todo. ¿ será la ambición un vicio tan incontrolable como to-
Dos. los vicio? ¿y para qué nos sirve entonces la inteligencia? ¿ ypara qué nos sirve la historia
Que nos habla de la destrucción de seres y pueblos que se dejan llevar por la ambición? ¿ que
Son las guerras sino ambición de poder? ¿ por que se pelean los niños,si no por el juguete que
Tiene otro AceptarÍa que Se me dijera que la ambición es un rasgo de la naturaleza humana.
¿Y entonces para que sirve la razón? Todos nuestros instintos animales estáncontrolados por
El raciocinio, la inteligencia. Si el ser humano es un simple animal que deja correr sus instintos
No quiero pertenecer a ese género. Prefiero recibir en ese momento el castigo que sinmere-
Cerlo, pende sobre mi. O Al menos quiero perder la conciencia. Voy a contar este cuento para
Que lo oigan también mis oídos.
El mendigo ciego que había jurado no recibir ninguna limosnaque no estuviera acompañada
De una bofetada, refirió al califa su historia comendador de los creyentes, he nacido en Bagdad
Con la herencia de mis padres y con mi trabajo, compré ochenta camellos quealquilaba a los
Mercaderes de las caravanas que se dirigían a las ciudades y a los confines de nuestro dilatado
Imperio una tarde que volvía de BaSSorah con mi recua VacÍa, me detuve para que...
tracking img