Historia de jóvenes enamorados

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 17 (4159 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 21 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
32. Apasionamiento y amor ciego*
En el noviazgo se necesita el sentido común.
Los jóvenes confían demasiado en los impulsos. No deberían entregarse demasiado presto ni dejarse cautivar tan pronto por el exterior atrayente del objeto de su afecto. El noviazgo tal cual se realiza en esta época es una farsa e hipocresía con la cual el enemigo de las almas tiene más que ver que el Señor. Si en algose necesita el buen sentido es en esto, pero el hecho es que éste tiene poco que ver en el asunto. -RH, 26 de enero de 1886; MJ 447, 448.
Desarrollar los rasgos más nobles.
Las ideas sobre el noviazgo tienen su fundamento en conceptos erróneos con respecto al matrimonio. Siguen el impulso y la pasión ciega. El noviazgo es conducido con un espíritu de flirteo. Las parejas con frecuencia violanlas reglas de la modestia y la reserva y son culpables de indiscreción, si es que no quebrantan la ley de Dios. No perciben el supremo, elevado y noble propósito de Dios al instituir el matrimonio; por lo tanto los afectos más puros del corazón, los rasgos más nobles del carácter no se desarrollan. -MM 141 (1885). 303
El afecto puro es más celestial que terrenal.
No debería pronunciarse ni unasola palabra, ni realizarse un solo acto que ustedes no quisieran que los santos ángeles contemplaran y registraran en los libros celestiales. Deberían estar atentos sólo a la gloria de Dios. El corazón debería tener sólo un afecto puro y aprobado, digno de los seguidores de Jesucristo, de naturaleza elevada y más celestial que terrenal. Cualquier otra cosa en el noviazgo es degradante; y elmatrimonio no puede ser santo y honorable a la vista de un Dios puro y santo a menos que siga los elevados principios de las Escrituras. -MM 141 (1885).
El peligro de las altas horas de la noche.
El hábito de estar levantados hasta altas horas de la noche es habitual; pero no agrada a Dios, aunque ambos sean cristianos. Estas horas inoportunas perjudican la salud, incapacitan la mente para las tareasdel día siguiente, y ofrecen la apariencia del mal. Hermano mío, espero que usted tenga suficiente respeto propio como para evitar esta forma de noviazgo. Si está atento sólo a glorificar a Dios, avanzará con cuidadosa precaución. Usted no permitirá que un sentimentalismo enfermizo le ciegue su visión de modo que no pueda percibir las elevadas demandas que Dios tiene sobre usted como cristiano. -3T44, 45 (1872).
El apasionamiento es una base muy pobre para el matrimonio.
En esta era de depravación, esas horas de disipación nocturna llevan con frecuencia a ambas partes a la ruina. Satanás se regocija y Dios queda deshonrado cuando hombres y mujeres se deshonran a sí mismos. Sacrifican su buen nombre y honor bajo el ensalmo de la infatuación, y el casamiento de tales personas no puedesolemnizarse bajo la aprobación divina. Se casaron porque la pasión los impulsó, y pasada la novedad del caso, empezarán a comprender lo que hicieron.- RH, 25 de sept. de 1888; HAd 47. 304
El amor falsificado es incontrolable.
El amor que no tiene mejor fundamento que la simple satisfacción sensual será obstinado, ciego e ingobernable. El honor, la verdad y toda facultad noble y elevada del espíritucaen bajo la esclavitud de las pasiones. Con demasiada frecuencia el hombre atado por las cadenas de esa infatuación resulta sordo a la voz de la razón y de la conciencia; ni los argumentos ni las súplicas le inducirán a ver la insensatez de su conducta. -ST, 1º de julio de 1903; HAd 42.
El amor no santificado descarría.
El afecto humano no santificado siempre descarría, porque conduce haciaotros senderos que los que Dios ha señalado. -Carta 34, 1891.
La repetición del pecado debilita el poder de resistir.
El que cedió una vez a la tentación cederá con más facilidad la segunda vez. Toda repetición del pecado aminora la fuerza para resistir, ciega los ojos y ahoga la convicción. Toda simiente de complacencia propia que se siembre dará fruto. Dios no obra milagros para impedir la...
tracking img