Historia de la educacion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3267 palabras )
  • Descarga(s) : 24
  • Publicado : 21 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Miranda, Francisco, comp.; Briseño y Sánchez-Verin, Gabriela, comp.
Biblioteca Digital CREFAL

VASCO DE QUIROGA: EDUCACIÓN Y SOCIALIZACIÓN DEL INDÍGENA
Carlos Herrejón Peredo

EL RETO EDUCACIONAL DEL NUEVO MUNDO )

Cuando Vasco de Quiroga desembarca en Veracruz, por diciembre de 1530, se enfrenta a una serie de hechos consumados relativos a la conquista de gran parte de México. Losintereses particulares de muchos europeos y los intereses de la misma corona española, son tan grandes, que ya no quitarán el pie de América, por más que clamen insignes misioneros. Los españoles no se irán; sacarán provecho a lo conquistado y partirán a nuevas conquistas. Les interesan los indígenas, porque éstos los mantienen y sirven y los enseñan a vivir en las tierras nuevas. Les interesan sobretodo, porque los indígenas trabajan en las minas.
La presencia de Don Vasco es diferente. No llega como aventurero. Tampoco viene a investigar culturas indígenas ni a considerar desde un punto de vista meramente teórico si es lícita o no la presencia de España en América. Ni siquiera desembarca como misionero. Pero viene en nombre del rey para hacer justicia, conforme al complejo derechooccidente, del que es perito, conforme a las cambiantes leyes de la misma corona y conforme a sus propios ideales de humanista cristiano.
Ante los hechos consumados, ante la inevitable presencia de los conquistadores, el oidor Quiroga no pretenderá una ilusoria retirada de España, sino tomará como norma fundamental de su pensamiento, como programa básico de su actuación, las obligaciones yresponsabilidades que comporta la intervención de España en América.
Por eso invocará constantemente el mismo documento sobre el que descansaba aquella intervención: la bula Inter coetera de Alejandro VI. En ella se establece que la monarquía española “empefiando toda la debida diligencia” debe enviar al Nuevo Mundo “varones santos y temerosos de Dios, doctos, perfectos, para imbuir (a sus habitantes) en la fecatólica y en buenas costumbres” (1).

Imbuir, inducir, instruir, doctrinar, educar en la fe y en las buenas costumbres. He aquí lo que a los ojos de Quiroga justifica y regula el poder de España en América. Una tarea educativa, una labor de instrucción y enseñanza en valores cardinales de la Europa cristiana: “la fe y las buenas costumbres”. Por eso, a los ocho meses de su llegada, cuandoQuiroga analiza la obra que han llevado a cabo los primeros misioneros aplaude la “gran diligencia e trabajo de los frailes que están en estas partes”(2), porque en sus monasterios crían e doctrinan indios desde muchachos en la disciplina cristiana; “se dan mucho a ello”; de modo que muchos de esos indios “demás de saber lo que a buenos cristianos conviene, saben leer y escribir en su lengua y en lanuestra y en latín, y cantan canto llano y de órgano, saben apuntar libros dello, harto bien, y otros predican”(3).
Sin embargo, Quiroga también señala las limitaciones de esa labor. No está planeada como tarea que implique el seguimiento del educando, no está prevista como educación permanente. El indio, una vez instruido, aculturado en los monasterios, volvería a la sociedad indígena todavíapagana, con el riesgo de perder la fe y costumbres adquiridas en el monasterio. Por otra parte, el corto número de misioneros no es suficinte para evangelizar la gran masa indígena, pobre y desamparada pero con disposición para aceptar la fe cristiana. Frente a tal reto del Nuevo Mundo, don Vasco propone como respuesta la creación de “ciertas poblaciones nuevas de indios que conviene mucho hacerse,que estén apartadas de las viejas, en baldíos que no aprovechan a las viejas... donde trabajando y rompiendo la tierra, de su trabajo se mantengan y estén ordenados en toda buena orden de policía y con santas y buenas y católicas ordenanzas; donde haya e se faga una casa de frailes, pequeña e de poca costa, para dos o tres o cuatro frailes, que no alcen la mano dellos, hasta que por tiempo hagan...
tracking img